Sergio Alvarado.8 enero
Andrés Carevic y Mario Acosta son optimistas de cara a su segundo torneo en Costa Rica / Fotografía: John Durán
Andrés Carevic y Mario Acosta son optimistas de cara a su segundo torneo en Costa Rica / Fotografía: John Durán

Andrés Carevic y su asistente, Mario Acosta, hicieron casi todo bien durante el el Apertura 2019, pero en el último momento el título se les escapó de las manos ante el Herediano, un trago amargo que aún no han terminado de digerir.

Luego de la final ante el Team, el equipo erizo tomó una semana para descansar y retomar fuerzas, pero como reconoció la mano derecha del técnico manudo, era muy difícil dejar de pensar en el asunto por lo que nos contó cómo fue el panorama que se encontró al regresar.

“Esto es parte de un aprendizaje, no es lo que nosotros queríamos ni lo que esperábamos, pero así se dieron las cosas y hay que aprender de las situaciones para fortalecerse", indicó.

Al regreso, Acosta reconoce que se llevó una sorpresa cuando entró al camerino y conversó con los jugadores sobre lo sucedido.

“Había muy buena actitud, con hambre de un reto nuevo, un nuevo objetivo. La verdad los encontré mejor de lo que nos imaginábamos, pero es porque tenemos gente que tiene mucha mentalidad y hambre de triunfar”, explicó.

Unos que tal vez no tengan esa capacidad de recuperación tan acelerada son los aficionados y a los cuales los rojinegros tendrán que ir poco a poco ganándose su confianza otra vez.

Para el duelo de este domingo ante Limón a las 5 p. m., en el Morera Soto, es probable que el estadio esté medio pelado, situación que podría repetirse durante los primeros duelos del torneo.

"El día a día es lo que nos va a mantener a flote. El grupo viene bien, estamos muy motivados y por supuesto que nosotros también estamos dolidos y pasamos por una situación difícil, así que comprendemos lo que siente la afición.

La actitud debe ser positiva en todo momento, con mucha unión entre todos. Si nos quedamos en el pasado creo que no vamos a avanzar ni tampoco se puede vivir en el futuro, hay que estar en el presente que es donde podemos actuar", destacó.

El cuadro manudo deberá trabajar con uñas y dientes para recobrar la confianza de su afición. Fotografía José Cordero
El cuadro manudo deberá trabajar con uñas y dientes para recobrar la confianza de su afición. Fotografía José Cordero

Para Mario, la revancha será hacer mejor las cosas que el torneo pasado, en el que solo les faltó el campeonato, por lo que a eso es a lo que tienen que apuntar sin discusión alguna.

“Creo que la afición se comportó a la altura y es algo que siempre le vamos a agradecer, ello fueron increíbles durante todo el torneo siempre nos apoyó y esperemos que puedan acompañarnos en este torneo también”, contó.

Acosta, quien es mexicano, jaló a su país durante unos días para recuperarse y volver con toda la leche para este torneo.

“Era difícil desconectarme por el poco tiempo que pasó, me fui a México nueve días y fue darle vuelta, vuelta y vuelta a la situación para tratar de sacar lo mejor posible a las cosas. Uno trata de pensar en otras cosas, pero es difícil”, comentó.

Apoyado en ese optimismo, el cuerpo técnico erizo buscará su revancha, ya que ninguno se quiere volver esclavo de lo sucedido para no jalar más peso de la cuenta y concentrarse en dirigir a un equipo como la Liga, que genera más presión de la cuenta.

Recuperados
Jonathan McDonald y Adonis Pineda ya se encuentran recuperados de las lesiones que presentaron en la final explicó el asistente técnico manudo, por lo que se encuentran trabajando con el grupo en espera de jugar en el partido de este domingo ante Limón.