Luis Quirós.3 noviembre, 2019
Momento en que Bejarano golpeó la ilusión brumosa. Foto: Rafael Pacheco
Momento en que Bejarano golpeó la ilusión brumosa. Foto: Rafael Pacheco

Marcel Hernández y Julio Cruz mantuvieron con vida al Cartaginés al anotar los dos tantos en la victoria brumosa ante Guadalupe de 2-1, lo malo es que para el último partido en el que se juegan la vida ante Limón, los dos artilleros no podrán jugar.

El cubano y el azteca recibieron este domingo, en el Fello Meza, su quinta tarjeta amarilla y no podrán jugar ante Limón el miércoles a las 8 de la noche, en estadio aún por definir porque la mejenga no se podrá jugar en el Juan Gobán porque no tiene iluminación.

Con este triunfo los brumosos llegaron a 30 puntos, dos menos que San Carlos, y ahora en la última fecha, los blanquiazules deberán derrotar a Limón y esperar que los Toros del Norte empaten o pierdan contra Guadalupe.

Los dos extranjeros se vistieron de héroes, como lo han hecho las últimas fechas, y sacaron un juego que se les complicó más de la cuenta a los locales.

Colacho le llevó dos regalitos a Cartago. Foto: Rafael Pacheco
Colacho le llevó dos regalitos a Cartago. Foto: Rafael Pacheco

El mexicano Julio Cruz generando una falta de penal en el área de Guadalupe le dio vida al Cartaginés de cara a las semifinales, al vencer los brumosos 2-1 a Guadalupe.

La mejenga

Hernán Medford sabía que solo una victoria mantendría viva la ilusión azul y salió desde el minuto uno a buscar los tres puntos, solo que se topó con un equipo guadalupano bien parado.

Julio Cruz con su gol llegó a ocho tantos en el torneo. Foto: Rafael Pacheco
Julio Cruz con su gol llegó a ocho tantos en el torneo. Foto: Rafael Pacheco

La victoria norteña ante la Liga dejó sin chances de clasificar a Guadalupe, pero a pesar de ya no jugarse nada, Geiner Segura no es de los que se entregan y vendió muy cara la derrota.

Para ponerle más dramatismo al asunto, los fieles seguidores brumosos no le fallaron a su querido equipo y se hicieron presentes en buena cantidad al Fello Meza, los aficionados azules son expertos en sufrir y ya el corazón no se les arruga así no más.

En algún momento la confrontación recordó aquellas grandes batallas cuando en cada bando había un gran general al mando porque cada vez que Medford se rascaba un cachete, Segura hacía lo mismo o bien dabva una indicación para que sus pupilos se pellizcaran.

Y en esa batalla el primero que golpeó fue Cartaginés. La pelota en pies de Paolo Jiménez siempre será peligrosa y en este caso en táctica fija funcionó, porque con precisión Jiménez ejecutó desde la izquierda un cobro de tiro libre que puso como con la mano a la cabeza de Marcel Hernández que no perdonó y puso el 1-0 apenas al minuto 15.

La fe brumosa le prenderá velitas a Guada para que le gane a San Carlos. Foto: Rafael Pacheco
La fe brumosa le prenderá velitas a Guada para que le gane a San Carlos. Foto: Rafael Pacheco

El Fello reventó de algarabía, es impresionante la facilidad que tiene esta afición para reinventar su ilusión cada torneo.

El tanto tempranero hizo creer a más de uno que aquello sería una goleada, pero que va, en Cartago sino se sufre el triunfo no sabe igual.

Guadalupe no se entregó y generó las opciones para igualar, el estuche se llenó de esa extraña sensación que solo un aficionado brumoso sabría explicar, olía a peligro.

La mala vibra jaló el empate visitante, al minuto 41 una corrida por la derecha de Carlos Martínez, que se quitó con mucha facilidad a Jorge Gutiérrez, terminó con un servicio diagonal a Andrés Goméz que remató mal, pero apareció su compañero Giovanni Arturo Campos y la acomodó de cabeza.

Todo o nada

El segundo tiempo arrancó con más ganas que fútbol, por la necesidad sobre todo del Cartaginés de tomar la ventaja y no soltarla para seguir soñando con la posible clasificación a semis.

Al cumplirse la hora de juego, el Pelícano no quería dar más tiempo y tomó la decisión de arriesgar, enviando a Jurguens Montenegro en lugar de Manfred Russell, para darle más profundidad a su equipo.

En esa lucha apareció Julio Cruz en el minuto 79, quien se inventó una jugada, se metió al área y Brandon Bonilla tontamente le hizo falta, penal clarísimo que él mismo ejecutó para darle vida al Cartaginés con el 2-1.

Marcel Hernández fue el encargado de abrir el camino de la victoria del Cartaginés. Foto: Rafael Pacheco
Marcel Hernández fue el encargado de abrir el camino de la victoria del Cartaginés. Foto: Rafael Pacheco

“Debemos apostar por ganar el juego contra Limón y esperar que Guadalupe logre sacarle el resultado a San Carlos, pero hoy vinimos a ganar y nunca perdimos la idea de hacerlo y ahí están los tres puntos”, expresó Marcel Hernández.

En medio de la preocupación brumosa, Arturo Campos y sus compañeros de Guadalupe, celebraron el 1-1. Foto: Rafael Pacheco
En medio de la preocupación brumosa, Arturo Campos y sus compañeros de Guadalupe, celebraron el 1-1. Foto: Rafael Pacheco

La ilusión brumosa se alargará por más de dos semanas, tiempo que los brumosos aprovecharán para planear el partido ante Limón.

“Nosotros hemos venido realizando buenos partidos y en estos días en los entrenamientos buscaremos como llegar bien a ese final y que el parón no nos afecte”, opinó Jameson Scott.