Andrés Mora.13 agosto
A la dentista de Manfred fijo no le dio gracia el mordisco. Foto: Rafael Pacheco
A la dentista de Manfred fijo no le dio gracia el mordisco. Foto: Rafael Pacheco

A pesar de todo el aparato de seguridad para protegerlo, y que solo hablara con sus goles, cinco fechas duró el joven delantero saprissista Manfred Ugalde en su primer campeonato como titular para jalarse una torta.

El Monstruo protegió mucho al chamaco, de 17 años, pero siempre se descontroló. Cuando necesitaba meter goles ante Alajuelense en el estadio Alejandro Morera Soto, lo que metió fue un ñangazo que le costó una sanción de dos partidos, con la que expone el protagonismo que construyó.

Como los bebés cuando se molestan por algo, Manfred optó por defenderse ante el experimentado Junior Díaz con un mordisco en el hombro izquierdo y para su mala fortuna la cámara captó el momento.

Phil Johnson, sicólogo clínico, vocero de la sociedad Británica de Sicología, y quien trabaja con atletas de alto rendimiento que practican deportes como fútbol, tenis y equitación, asegura que es sumamente inusual que los atletas muerdan a sus oponentes.

Explica que “morder puede ser característico de un trauma previo que puede ser provocado por decepciones personales, vergüenza”, dijo Johnson.

El sicólogo tico Rafael Ramos también habló del mordisco.

“Morder es una conducta más agresiva, es impulsiva, pero la podemos equiparar a patear, abofetear, en específico no dice mucho, nos dice que es agresivo, y tiene un escaso control de impulso”.

Según Ramos, la reacción se puede deber a que Manfred soñaba con anotar en su primer clásico y al no lograrlo sacó los dientes.

“Más que hablar de la conducta en específico de morder, pasa cuando se tiene un estado de euforia, en este caso es resultado de la competitividad que implica un proceso de frustración cuando las cosas no salen, quiero ganar, pero no lo estoy logrando o las cosas no me salen”, dijo Ramos.

Se salió solo de control. En Tibás tenían blindado a Manfred, pero por más que lo cuidaron de la prensa para que no se desenfocara, él mismo se encargó de salirse del canasto.

La última vez que dejaron al güila hablar con los medios de comunicación fue el viernes 26 de julio, en el Complejo Deportivo Cibeles, en Alajuela, donde de vez en cuando van a entrenar.

En esa ocasión lo dejaron conversar después de su doblete contra Pérez Zeledón en la Cueva. Fueron ocho minutos los que tuvo micrófonos en frente.

Ante el ñangazo Junior sacó el colmillo y se tiró al suelo como si lo hubiera atacado un monstruo. Foto tomada de Repretel
Ante el ñangazo Junior sacó el colmillo y se tiró al suelo como si lo hubiera atacado un monstruo. Foto tomada de Repretel

Después de ese día, Manfred fue escondido, solo hablaba en la cancha para la televisora oficial que estuviera transmitiendo la mejenga y cuando el partido es en el Ricardo Saprissa canal 7 sí tiene el “privilegio” de hablar con el chamaco en una zona especial para ellos.

El departamento de prensa morado siempre manifestó que no había limitación, por ejemplo, una vez indicaron que el jugador debía irse rápido porque no maneja y le tenían que hacer “ride”, pero parece que había cierta protección sobre él.

Incluso, este lunes después de la torta, consultamos al departamento de comunicación morado por el manejo que han llevado con el futbolista, pero por medio de su jefe de prensa, Patricio Altamirano, dijeron lo siguiente: “no brindaremos detalles sobre ese tema”.

Se paseo en todo
Tan bien que iba Mafred, pero este lunes se conoció la sanción que le impuso el Tribunal Disciplinario de la Federación Costarricense de Fútbol tras revisar el video, serán dos partidos fuera de las canchas, perdiéndose los duelos ante Jicaral este miércoles y Cartaginés el sábado.
¿Qué dijo?

Esa vez que Manfred habló fue cuando contó que estaba tranquilo, disfrutando el momento y escuchando a los de más experiencia.

También confesó que está estudiando en el Centro Entrenamiento Saprissa y que le va puras tejas, aunque ha perdido clases y se atrasa con la materia de noveno que es el año que cursa.

Este vecino de Barva de Heredia reveló, en ese momento, que sus primeros pasos los dio vestido de rojiamarillo. Al Monstruo llegó a los catorce años.

“Muchas personas me escriben en redes sociales y me dicen eso (que no se agrande), también mi familia y compañeros”, contó ese día.

Al parecer, el joven tiene un carácter fuerte, como sus ídolos Víctor Núñez y Diego País, pero lo va a tener que encausar porque otro mordisco le puede salir carísimo.

“Muchas personas me escriben a redes sociales y me dicen eso (que no se agrande), también mi familia y compañeros”, Manfred Ugalde.