Deportes

Día 13 sin fútbol: ¡Qué ganas le ponían los jugadores de antes!

Antes no se preocupaban por salir bien peinados, lo que les importaba era jugar bien y ganar

Escuchar este artículo

Ahora entiendo la popular frase de Mauricio “Chunche” Montero, quien decía que había que chollarse las nalgas en cada partido.

Los jugadores ticos de las décadas de los ochenta y los noventa no se preocupaban por salir bien peinados ni por la marca de sus tacos, o si les pagaban o no; lo único que les interesaba era jugar bien y ganar.

En la mayoría de los casos no recibían dinero, para ellos su salario eran los aplausos de los aficionados.

Ahora que TD Más y Futv repiten partidos viejos, uno como aficionado se da cuenta de muchas cosas que ahora son un cáncer para el fútbol.

Antes no se perdía tiempo, ahora sí; antes los jugadores daban declaraciones al periodista que estaba en la cancha; es más, era común que los futbolistas que iban a entrar de cambio dijeran quién iba a salir. Ahora hay que rogarles para que den una entrevista de cinco minutos. Algunos se creen estrellas, sin serlo.

Definitivamente eran otros tiempos.

Qué gusto daba ver al Chunche chollándose las nalgas, a Héctor Marchena enjachando al que fuera, a Norman “el Pin” Gómez metiendo pata, a Guillermo Guardia con una magia que ya no se ve, a Omar Arroyo anotando desde cualquier parte de la cancha y a un atrevido Jorge Ulate mareando al rival.

Yo que nunca lo vi en vivo, recuerdo a mi tata hablando de estos y de otros jugadores, por ejemplo de Hernán Fernando Sosa, de Guima, Enrique Rivers, Odir Jacques que, según él, eran futbolistas fuera de serie que fácilmente habrían jugado en cualquiera de las mejores ligas del mundo.

Cómo me gustaría ver a más jugadores así en este país. Ojalá aparezcan pronto, necesitamos más emociones en nuestros estadios cuando el fútbol regrese.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.