Mundo Deportivo.16 septiembre
En suelo culé nadie ha preguntado por Messi después de la aparición de Fati. (Photo by PAU BARRENA / AFP)
En suelo culé nadie ha preguntado por Messi después de la aparición de Fati. (Photo by PAU BARRENA / AFP)

El joven delantero del Barcelona, Ansu Fati, está batiendo récords de precocidad a una velocidad de escándalo y este martes en la Liga de Campeones de Europa contra el Dortmund podría seguir haciendo grande su nombre en el fútbol del Viejo Continente.

Ante Osasuna, en Pamplona, el joven delantero azulgrana marcó su primer gol en su segundo partido oficial a la edad de 16 años y 304 días, superando así las marcas en el Barça que en su día establecieron Bojan Krkic (17 años y 53 días) y Messi (17 años y 331 días).

Nueve días y una jornada después, ante el Valencia, el canterano se convirtió en el jugador más joven en marcar más rápido un gol y dar una asistencia en un partido en toda la historia de la Liga. Con Iker Muniain comparte el privilegio de haber anotado dos goles en Liga antes de los 17.

Mejengotas este martes
A las 10:55 a.m: Inter - Slavia Praga (10:55 a.m.) / Lyon - Zenit. A la 1 p.m: Nápoles - Liverpool / Dortmund - Barcelona / Chelsea - Valencia / Ajax - Lille Olympique / Benfica - Leipzig / Salzburgo - Genk (1 p.m.)

Y si está destrozando plusmarcas domésticas, este martes (1 p.m. hora tica) ante el Borussia Dortmund, tiene la opción de batir algunos de Champions League.

Si juega, superará al propio Bojan como el debutante más joven con el Barça. El también canterano se estrenó el 19 de septiembre de 2007 con 17 años y tres semanas frente al Lyon. Y si además anota, también le dejará atrás como el goleador más joven. En abril de 2008 le endosó el primero al Schalke 04. Tenía 17 años y 207 días.

En Europa, y siempre en formato Champions, Ansu Fati podría ser “recordman” goleador. El de Guinea Bissau podría ser el goleador más joven de la historia, récord que está actualmente en manos de Peter Ofori-Quaye, quien marcó a los 17 años y 195 días con el Olympiacos contra el Rosenborg en octubre de 1997.

Habrá que darle chance para ver si brillas en las noches mágicas de Champions. (Photo by Josep LAGO / AFP)
Habrá que darle chance para ver si brillas en las noches mágicas de Champions. (Photo by Josep LAGO / AFP)
Creció culé

Fati llegó al club blaugrana a los 6 años. Bori Fati, papá de Ansu, emigró de Guinea Bissau a Sevilla cuando Ansu era muy pequeño.

El niño y su hermano Braima dejaron su tierra tiempo después. Ya en Europa, el fútbol se transformó en su pasatiempo. Tuvo su primer carnet federativo en la Escuela de Peloteros de Herrera.

El resto era cuestión de partidos. Y goles.

“Con 6 o 7 años vino a España, yo vine antes y no sabía que jugaba a fútbol. Me decían que no sabía lo bueno que era mi hijo, gambeteaba a todo el mundo”, dijo hace unas semanas Bori Fati en la radio española COPE.

Fati debería estar jugando entre juveniles y ya se lleva todo el brillo que buscaba protagonista mientras Lionel Messi ve los partidos desde la grada.