Karol Espinoza.8 octubre

Erick Marín está deseando ir a la playa, después de pasar casi cinco meses internado, aislado y entre tratamientos médicos.

El 26 de agosto dejó el hospital México tras someterse a un trasplante de médula ósea producto de un tumor en la ingle y de ahí salió directo a un cuarto aislado en casa de sus suegros.

Se supone que Marín puede hacer vida normal hasta el otro año. Cortesía Erick Marín
Se supone que Marín puede hacer vida normal hasta el otro año. Cortesía Erick Marín

Todavía no puede salir a caminar, aunque sea a la esquina, pero este miércoles tiene cita con la oncóloga y todo eso podría variar.

“Ella decide si puedo salir a la calle, pero con los mismos cuidados como no estar en multitudes, no estar cerca de personas resfriadas, ni comer comida de la calle, restaurantes o cruda”, explicó el defensa, de 37 años.

62 días ha estado aislado Erick Marín.

Marín debe seguir un proceso muy delicado que le implica bañarse dos veces al día, cambiar la ropa de cama esa misma cantidad de veces, usar un plato y cubiertos solo para él y los cuales se lavan con un jabón especial.

Incluso, solo puede tener contacto con su novia, María del Mar Aguilar, cuñadas o suegros, porque son los que le preparan la comida.

Recordemos que el futbolista de equipos como Guadalupe o Pérez Zeledón perdió todas la defensas y en uno meses deberán vacunarlo como cuando era un chiquito.

María del Mar Aguilar, novia de Erick, ha sido su gran apoyo. Cortesía María del Mar Aguilar
María del Mar Aguilar, novia de Erick, ha sido su gran apoyo. Cortesía María del Mar Aguilar

"Quiero ir a muchos lugares, pero tengo que ver lo que me mande la doctora. Me gustaría caminar por mi casa o darme una vuelta a la playa, despejarme un rato...

“Tengo ganas de ir a la playa con mi novia, que se despeje del trabajo, olvidarse de todo, disfrutar estar en una piscina hablando cosas diferentes que no sean del hospital”, agregó el futbolista.

Físicamente Erick está mejor y contento porque ya le creció la barba y el cabello, recuerda que cuando empezó a ver la sombra de las cejas, el bigote y la barba se motivó bastante porque no había nada más feo que verse sin cejas y sin pestañas.

Al preguntarle si le interesa volver al fútbol respondió que sí, no obstante, solo el tiempo dirá si se le hace realidad o no porque en este momento la prioridad es su salud.