Andrés Mora.21 diciembre, 2019

La gran final del Apertura 2019 tuvo un electrizante duelo de banquillos. Naturalmente solo uno podía ganar y ese fue José Giacone, quien con su característica tranquilidad le dio el título 28 a la institución rojiamarilla.

Empezaron y terminaron pura vida. Los dos argentinos le pusieron bonito en los últimos cuatro partidos. Foto de Jorge Castillo
Empezaron y terminaron pura vida. Los dos argentinos le pusieron bonito en los últimos cuatro partidos. Foto de Jorge Castillo

Fue un lindo duelo de argentinos. Giacone demostró que su fama de estratega no es por vara y con sus movimientos de jugadores llevó le definición hasta los penales cuando todo parecía resuelto.

Carevic mandó a Barlon Sequeira al terreno de juego y en la primera le dio resultado porque puso el centro para lo que representaba el dos por cero y eso los hacía campeones nacionales, pero Giacone no se quedó cruzado de brazos y tiró a jugar a Nextaly Rodríguez y a Yendrick Ruiz.

Al final Yendrick hizo el gol de cabeza que extendió la serie hasta los tiempos extra y luego a los penales y como si eso fuera poco el propio Ruiz se encargó del último penal, el que los proclamó reyes del fútbol costarricense.

Así empezó Carevic, pero terminó todo sudado, con las faldas afuera y hecho un desmadre. Fotografía José Cordero
Así empezó Carevic, pero terminó todo sudado, con las faldas afuera y hecho un desmadre. Fotografía José Cordero

Esta es la segunda Copa que consigue José, ya lo había logrado en el Apertura 2017 con el Municipal Pérez Zeledón.

Carevic pudo tocar la gloria, pero un error individual de su portero, Adonis Pineda, y algún jugador que no marcó como debía, lo saca de la historia. Pudo ser el histórico DT que rompía la racha de seis años sin celebrar un campeonato, pero se quedó a tres minutos porque les anotaron al 87.

Nada de la ropa quedó en su lugar al final. Fotografía José Cordero
Nada de la ropa quedó en su lugar al final. Fotografía José Cordero
La llevó suave

José trabajó con calma, breteó al suave junto con sus asistentes, su hermano Diego Giacone y el exfutbolista Pablo Salazar.

Don José fiel a su estilo, mantuvo la calma siempre y tomó decisiones. Foto de Jorge Castillo
Don José fiel a su estilo, mantuvo la calma siempre y tomó decisiones. Foto de Jorge Castillo

“Hoy hicimos historia, Herediano está equiparando a la Liga en títulos y es un mérito a toda la estructura el club. Primero saber que tenía una planilla impresionante con jugadores de jerarquía, hicimos un buen trabajo y por eso logramos el campeonato", dijo José.

“Les dimos confianza a los futbolistas, la posibilidad de que arriesguen y se equivoquen, que demuestren dentro de la cancha y ellos son muy agradecidos”, agregó.

Se supo mover

Hizo los movimientos que correspondían, se la jugó como un vaquero.

“Cuando hicimos el cambio nos dijeron locos, cuando hay un entrenador entregado al trabajo los logros se dan”, comentó Jafet Soto, gerente general del Team y quien empezó este torneo como técnico pero por mal rendimiento dio un paso al costado.

Es el primer título de Pablo Salazar viéndolo desde el banquillo.

“En contra de los favoritismos y todo le ganamos a Alajuelense dos series bien ganadas y Dios nos premia en este título”, señaló Pablo.

También Diego Giacone salió sumamente satisfecho.

“Nosotros agarramos el equipo en sétima posición, cuando llegamos hubo una unión de grupo muy grande, desde que empezamos entablamos conversación con ellos y aunque dicen que es un camerino pesado, también es supernoble. Tenemos una manera de entrenar fuerte y estricta y ellos se adaptaron”, comentó el asistente florense.

Diego Giacone también celebró junto a su hermano y familia el título en La Catedral. Foto de Jorge Castillo
Diego Giacone también celebró junto a su hermano y familia el título en La Catedral. Foto de Jorge Castillo

“El cambio fue en lo mental, porque nadie sale con la camisa seca, algunos jugadores decían no marco o no corro y les dijimos que aquí todos tienen que correr y marcar”, agregó.

Casi, casi...

La historia de Carevic es mucho más triste.

Hubo momentos de gloria para Andrés pero se le escapó el campeonato. Fotografía José Cordero
Hubo momentos de gloria para Andrés pero se le escapó el campeonato. Fotografía José Cordero

Pasó 120 minutos en puros brincos, pero no le alcanzó para coronarse.

Buen intento de Andrés en su primer torneo liguista, llegó el 24 de mayo este año y casi, casi lo logra.

Barlon salió más que dolido, sus lágrimas eran evidentes. Fotografía José Cordero
Barlon salió más que dolido, sus lágrimas eran evidentes. Fotografía José Cordero
Carevic no habló nada después de la derrota. Fotografía José Cordero
Carevic no habló nada después de la derrota. Fotografía José Cordero

El problema es que ya el Team llegó a 28 campeonatos y está a uno de alcanzar a los erizos, que se estancaron hace seis años. El fantasma del 29 respira profundo y se frota las manos.