Deportes

Golazo escandaloso de Marco Mena hincó a Saprissa (video)

San Carlos derrotó a Saprissa 2 a 1 en un emotivo encuentro y está en la pelea

Escuchar este artículo

Marco Mena corrió al espacio apenas vio que Carlos Martínez tomó la bola en propio territorio. El lateral le bombeó el balón y Mena salió soplado, le sacó ventaja a Ryan Bolaños en la carrera, dejó que la bola picara dos veces, miró al portero Kevin Chamorro, y le pegó con la derecha, al puro ángulo, desde el costado derecho del área, al puro borde.

La bola tomó altura, bañó a Chamorro (que no cometió ningún error) y bajó en el puro ángulo. Un gol escandaloso con el que San Carlos derrotó a Saprissa 2 a 1, este miércoles en el Carlos Ugalde.

Dicen que un buen pase empieza con un buen movimiento. Una verdad que se apreció en toda su plenitud en el segundo gol de San Carlos.

“Vi a Chamorro y rematé cruzado, como quería, cuando las bolas quedan así picando no hay que pensarlo dos veces, hay que hacer el remate”, expresó el autor del señor golazo.

Era el minuto 40, el 2 a 0 para San Carlos y un leñazo al orgullo de Saprissa que no había tenido respuesta en el primer tiempo. El Monstruo hasta entonces era un peluche que no asustaba a nadie.

El marcador lo había abierto al minuto ocho Rachid Chirino, luego de un mal despeje de Gerarld Taylor. También fue un golazo. El delantero la pegó de seguido, de piconazo, se fue entre las piernas de Kendall Waston y venció a Chamorro.

Los goles y en especial el de Mena sacudieron a Jeaustin Campos, quien alistaba dos cambios porque su equipo no funcionaba. Orlando Sinclair y Marvin Angulo calentaban cuando cayó el pepino. El derechazo fue suficiente para ir al descanso y provocar al menos vergüenza en Saprissa.

En el complemento Saprissa salió a jugar con el orgullo herido y tuvieron un chance cuando Sinclair la pulseó con los dos centrales y sacó un pase medio de chiripa a Luis Paradela, que le dio con todo pero salió ligeramente por arriba del horizontal.

Cuando no veían por dónde usaron su mejor arma, Kendall Waston ganó un tiro de esquina por arriba y apenas le dio un toquecito, la bola iba para adentro, pero pegó en el vertical de mano derecha, el rebote lo agarró David Guzmán y le dio bien a marco, pero el portero Antonio Torres se convirtió en una muralla.

Así se fue metiendo el Monstruo al partido, de a poquito, con jugadas raras, mucho por alto hasta que encontró el gol al 67.

En una serie de rebotes por alto en el área, la bola le cayó a Javon East, desapercibido totalmente, pero se la pudo pasar a Sinclair, que le metió un cañonazo imparable.

Pero hay que decirlo, el gol solo sirvió para ilusionar a la afición morada que cada vez se siente más molesta porque el equipazo que armaron no carbura.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.