Andrés Mora.16 septiembre

El informe arbitral del juego Alajuelense - Saprissa, del sábado 14 de abril en la categoría 2009, revela las ofensas que le gritaban aficionados morados a Maykell, hermano del goleador rojinegro Jonathan McDonald.

Maykell siempre ha estado cerquita de Jonathan, ambos apoyados por su familia. Foto: Instagram de Jonathan McDonald
Maykell siempre ha estado cerquita de Jonathan, ambos apoyados por su familia. Foto: Instagram de Jonathan McDonald

“Al transcurrir el minuto quince del tercer tiempo, el jugador número 69 de Liga Deportiva Alajuelense, Maykell (10 años), fue fuertemente insultado por aficionados saprissistas claramente identificados por mi persona con la camiseta del Deportivo Saprissa. Insultos de naturaleza racista fueron dirigidos hacia el jugador”, indica el árbitro David Céspedes Mora en su informe.

El clásico se jugó en el Centro de Alto Rendimiento de la Liga, en Turrúcares.

El central señala en el documento que la gente gritaba desde las gradas al niño frases como “Levántese, negro maricón", “¿nos va a tirar el taco, como su hermano?” y "vaya llore donde su mamita, negro maricón”.

También cuenta que procedió a detener el juego porque el pequeño McDonald se acercó a él llorando debido a que había escuchado lo que decían los adultos.

Durante 6 minutos no hubo juego y después de la advertencia de que si seguían gritando se iba a suspender el juego de manera definitiva, los padres se calmaron.

El miniclásico se jugó en el Centro de Alto Rendimiento manudo. Foto: Ferlin Fuentes
El miniclásico se jugó en el Centro de Alto Rendimiento manudo. Foto: Ferlin Fuentes

Al final la Liga ganó ese clásico un gol por cero y con anotación de Maykell.

El presidente del Deportivo Saprissa, Juan Carlos Rojas, se manifestó ante esta situación en su cuenta de Twitter.

“Absolutamente repugnante e inaceptable el que padres de familia insulten a niños de un equipo rival. El opuesto del espíritu deportivo que se debe transmitir, máxime en etapas formativas de competencia. Se investigará a fondo y habrá consecuencias apropiadas”, dijo Rojas.

Uno de los espectadores más cercanos a los hechos fue don Jasper McDonald, padre de Jonathan y Maykell y quien tuvo la capacidad de manejarse de la mejor forma.

“Don Jasper tuvo un comportamiento ejemplar, pero le llamó la atención que en una linda fiesta que se estaba viviendo en nuestro Centro de Alto Rendimiento, y en un partido de liga menor, se presentara este tipo de actos que atentan claramente contra el futuro de nuestro fútbol. Cabe destacar que hubo un llenazo, al punto de que algunos de los carros tuvieron que quedarse fuera del CAR. También hay que hacer notar que las dos graderías estaban llenas y alejadas una de otra para evitar problemas”, informó Ferlin Fuentes, vocero de la Liga.