Sergio Alvarado.11 septiembre
Chepillo está siguiendo los pasos del Cusuco para sacar el bachillerato. Fotos: Mayela López
Chepillo está siguiendo los pasos del Cusuco para sacar el bachillerato. Fotos: Mayela López

José Andrés Salvatierra puede rajar que le sacó el jugo al tiempo que ha estado sin jugar fútbol.

Chepillo está a punto de sacar el bachillerato, ya que solo le falta hacer los exámenes de Matemáticas y Cívica.

El lateral derecho manudo atendió a la prensa este miércoles en el estadio Alejandro Morera Soto y lo hizo con una sonrisa de oreja a oreja porque en su vida soplan vientos mucho mejores.

Además de la realización personal, parece que ya quedaron atrás la lesión que lo dejó más de un año afuera de las canchas y la bronca por un resultado analítico adverso que le acarreó una sanción de varios meses que, de paso, se tapó por su periodo lesionado.

Salva ya volvió a los entrenamientos con el cuadro rojinegro y cuenta los días para que el técnico Andrés Carevic lo considere para jugar un partido pues afirma sentirse listo para regresar.

"Aún no sé en qué partido reapareceré, solo espero que sea el menor tiempo posible para ser tomado en cuenta por el cuerpo técnico”, indicó este miércoles.

Mientras este deseo se le hace realidad, también tiene entre ceja y ceja el otro objetivo que está a punto de cumplir en las aulas.

“Ahora solo me queda el 29 de setiembre presentar el de Matemáticas y el de Cívica para terminar la parte de bachillerato, ver los resultados y después empezar con la universidad”, manifestó Salvatierra.

De esta manera, José Andrés se une a su compañero Allen Guevara, a quien también solo le hace falta sacar la prueba de Mate para tener el cartón, pero el lateral explicó que él, por tener más tiempo, realizó el proceso de manera diferente.

“A mí me queda más cómodo recibir clases por aparte y no acá, entonces aproveché de esa manera, mi novia me ayudó en eso también, para impulsar la parte educativa en este tiempo”, destacó el Chepillo.

El Cusuco aprovechó las lecciones que reciben los jugadores erizos en el Centro de Alto Rendimiento (CAR), al igual que lo hacen otros de sus compañeros futbolistas.

Salvatierra afirma que mientras que cumple esta otra meta, le está dando al 100% en los entrenamientos para cerrar el año de pesadilla que vivió con las lesiones y la prueba doping.

"Ha sido muy largo, porque se me juntó lo de la rodilla, todo el tiempo que estuve fuera y jugar solo cuarenta y cinco minutos y caer en otra lesión, la verdad es que fue un golpe bastante fuerte, pero por dicha creo que de esta salimos más rápido de lo que se esperaba.

"Vuelvo en una parte bonita, si bien es cierto el grupo hizo una primera vuelta muy buena, se lograron sacar puntos de ventaja a los equipos que vienen abajo de nosotros. Espero poder integrarme de la mejor manera para aportar en ese objetivo”, añadió.