Deportes

Lateral morado Sergio Céspedes cumplió promesa que le hizo de niño a sus papás

El jugador saprissista es uno de los nominados como mejor futbolista sub-20 del Apertura 2021

Sergio Céspedes, lateral de Saprissa. Cortesía.

Sergio Céspedes, lateral de Saprissa, le prometió a sus papás, cuando era niño, que algún día lo verían en televisión nacional jugando fútbol.

El carrilero regresó el año pasado al Monstruo para incorporarse al primer equipo luego de su paso por el Municipal Liberia y su buen desempeño dentro de la cancha le ayudó a cumplirles la promesa a sus familiares e ir más allá.

La semana pasada se dieron a conocer las nominaciones a los mejores jugadores de la temporada pasada y el nombre del chamaco, quien llegará a los 20 años el 24 de enero, apareció en la categoría de mejor jugador sub-20.

El anuncio volvió loca a la familia del jugador. Sus papás Kattia y Sergio y su hermana Mitsy reconocen que la nominación ya es un premio al trabajo que viene realizando Sergio desde pequeñito.

Aunque está contento, don Sergio asegura que trata de que este tipo de reconocimientos no desubiquen a su hijo.

Para rato. El 1° de agosto del año pasado se le extendió su ligamen con el Monstruo hasta mayo del 2024.

“Para nosotros el que esté nominado es bueno, pero no lo es todo porque tiene que esforzarse más, le decimos que este es el inicio de muchas cosas que puede lograr, que sea nominado más adelante en otras categorías y que no entre en una zona de confort.

“Le pasamos recalcando que tiene que esforzarse, mantener la humildad y que no se le tienen que subir los humos. En Saprissa tienen sicólogos y además nos congregamos en una iglesia, no somos mejores que nadie, pero eso le ayudará a que se mantenga, que no se olvide de dónde viene, el camino le dará muchas enseñanzas”, dijo Sergio padre.

Céspedes está nominado junto con Aarón Suárez, de la Liga; Royner Rojas, de Guadalupe; Kenneth Vargas, ex-Grecia y ahora ficha de Herediano; Ian Lawrence, de Alajuelense y Jewison Bennette, también del Team.

Sueño de niño

El defensor morado hizo ligas menores en la Academia Wílmer López, de Carmelita, y cuando cumplió 13 años dio el salto a Tibás.

Su tata recordó que allí se formó con Enrique Rivers, Gerardo “Puro” Ureña y con Carlos Santana y que gracias al Sapri pudo sacar el bachillerato en el colegio Ricardo Saprissa, que se fundó en el 2011, pero que ya no existe.

“Ahora estudia Ingeniería en Sistemas en la Universidad Hispanoamericana, porque el estudio es algo no negociable en esta familia y su mamá es la que pasa más pendiente de que siga su carrera”, expresó.

Desde chiquillo, el jugador de 1.75 metros de altura le decía a sus papás que quería ser futbolista y que algún día lo verían en tele, jugando en primera división.

Sergio Céspedes, lateral de Saprissa. Cortesía.

“Nosotros lo llevábamos adonde se podía y siempre lo apoyamos con todo lo que necesitaba, aunque no tenemos mucha plata, siempre se ha hecho el esfuerzo para cumplir su sueño.

“Ahora él nos dice que su sueño se volvió realidad y es consciente de que su carrera viene empezando, pero todos los días trabaja para ser un buen deportista”, agrega el orgulloso padre.

Todos los días, Sergio se levanta bien temprano para tomar tres buses y llegar a la Cueva.

Primero toma el bus que pasa por su casa, en Itiquis, Imas 2 en Alajuela; luego llega al centro del cantón alajuelense para dirigirse a San José y, por último, toma el bus que lo lleva a la casa de los morados.

“Él no tiene problema en madrugar para trabajar por lo que quiere. Desde hace muchos años dedica tiempo a su formación como futbolista y ahora que va al estadio le queda más cerca, porque cuando Saprissa tenía su proyecto de divisiones menores en Belén él iba hasta allá. Todos los días se levanta a eso de las cuatro de la mañana”, cuenta su papá.

Sergio Céspedes, lateral de Saprissa. Cortesía.

Con la familia

Sergio volvió a Saprissa el año pasado y comenzó a hacerse camino en el primer equipo cuando jugó en la edición de los 90 minutos por la vida del 2021, que se llevó a cabo el 3 de enero.

“Mi esposa es más nerviosa, yo los veo un poco más tranquilo, pero igual nos emocionamos porque vemos que está logrando lo que se propuso y cumpliendo esa promesa de niño. Para nosotros es un orgullo muy grande verlo jugando fútbol y esperamos que siga así”, recalcó.

Sergio es un muchacho casero, que disfruta pasar tiempo con su familia y con sus compas.

“Nosotros valoramos mucho el hecho de que comparta tiempo con nosotros, porque a esas edades hay jóvenes que se desligan de sus familiares, que empiezan a hacer loco y a Sergio no le pasa, es un muchacho centrado y esperamos que siga así”.

Sergio Céspedes, lateral de Saprissa. Cortesía.
Yenci Aguilar Arroyo

Yenci Aguilar Arroyo

Periodista egresada de la Universidad Latina. Escribe sobre temas nacionales. Tiene experiencia en comunicación estratégica y organizacional.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.