AFP .19 febrero, 2018

Barry Bennell, antiguo entrenador de fútbol, fue condenado este lunes por la justicia británica a pasar los próximo 30 años en el tabo por los abusos sexuales que cometió contra 12 menores.

El entrenador inglés prácticamente morirá en una cárcel tras las condena impuesta. Foto: AP
El entrenador inglés prácticamente morirá en una cárcel tras las condena impuesta. Foto: AP

Bennell, que se había declarado culpable de 50 infracciones (43 durante el juicio, además de las ya admitidas antes del proceso): agresiones sexuales que incluían violaciones, intentos de violación y otras agresiones sexuales contra 12 niños a los que entrenó entre 1979 y 1991.

“Usted era la reencarnación del diablo. Usted ha robado la infancia y la inocencia a las víctimas para satisfacer su propia perversión. Usted ha arruinado la vida de estos chicos y más de 30 años después, continúan sufriendo”, lanzó el juez Clement Goldstone durante la lectura de la sentencia.

Una de las víctimas explicó al tribunal: “No pasa un día sin que piense en los abusos. Yo no era más que un niño”.

El tribunal precisó que Bennell, de 64 años, purgará la mitad de la pena en prisión y el resto en prisión condicional.

Durante el proceso, algunas víctimas dijeron que el entrenador abusó de ellas más de un centenar de veces, en la casa de Bennell, su vehículo o en viajes para participar en actividades deportivas.

Fuera de la corte en Liverpool víctimas y familiares celebraron la condena. Foto: AFP / Anthony Devlin
Fuera de la corte en Liverpool víctimas y familiares celebraron la condena. Foto: AFP / Anthony Devlin

El exjugador Chris Unsworth, de 45 años, contó el 11 de enero ante el tribunal que conoció a Barry Bennell cuando iba a entrenar con el equipo de ligas menores del Manchester City y que comenzó a ser víctima de los abusos “inmediatamente”, cuando el entrenador empezó a llevarlo en su automóvil al estadio.

Bennell fue entrenador del equipo de cuarta división Crewe Alexandra, y tuvo una relación profesional con el Manchester City y el Stoke City, ambos de primera división.

Ya había sido condenado por delitos sexuales y cumplido con una pena de 15 años prisión por delitos similares contra otras 16 víctimas.

Un antiguo profesional llamado Andy Woodward, hoy de 43 años, que jugó en el Sheffield United, abrió el camino a muchas otras víctimas al revelar en noviembre de 2016 los abusos que sufrió por parte de Barry Bennell.

En la corte inglesa le aplicaron lo más duro de la ley al exentrenador. Foto: AFP / Anthony Devlin
En la corte inglesa le aplicaron lo más duro de la ley al exentrenador. Foto: AFP / Anthony Devlin

Este caso sacudió los cimientos del fútbol inglés y un montón de denuncias de exjugadores que habrían sufrido abusos por parte de entrenadores o busca talentos cuando eran niños.