Luis Quirós.3 abril

A Marvin Obando júnior sus propios compañeros lo definen como un luchador nato y así lo ha demostrado siempre dentro de la cancha y ahora afuera, ya que desde setiembre las lesiones no lo dejan en paz, pero el no se arrugan y aprovecha el parón por el coronavirus para recuperarse.

El experimentado jugador de San Carlos, que el 18 de mayo cumplirá 38 años, habló con La Teja y nos contó cómo atraviesa este duro momento.

Marvin Obando es consolado por Kevin Sancho, jugador de Universitarios que llegó a auxiliarlo, al lesionarse de su hombro en el Rosabal Cordero en el Apertura 2019. Fotografía: Prensa San Carlos.
Marvin Obando es consolado por Kevin Sancho, jugador de Universitarios que llegó a auxiliarlo, al lesionarse de su hombro en el Rosabal Cordero en el Apertura 2019. Fotografía: Prensa San Carlos.

-¿ Esta es la época mas dura de su carrera ?

Sí, estos son los siete meses más difíciles porque en el torneo pasado que venía siendo de los mejores en mi carrera sufrí, el 20 de setiembre, la lesión en el hombro que me obligó a ser operado y de hecho a perderme lo que restaba en ese momento del campeonato.

-Se perdió momento importantes con San Carlos...

Sí claro, no pude cerrar la fase de regular, me perdí las semifinales y también la parte final de la Liga Concacaf, algo que a como venía jugando me sentía totalmente motivado, pero bueno todo tuve que verlo desde las gradas o la casa.

-¿ Qué sucedió en el 2020 ?

Yo me recuperé totalmente al cerrar el 2019 y en el primer partido del 2020 contra Saprissa, en el Carlos Ugalde el 11 de febrero, sufrí una lesión al chocar contra Manfred Ugalde, terminé el partido, pero lamentablemente no pude jugar contra Guadalupe, Limón y Jicaral. Después regresé contra Alajuelense el miércoles 29 de enero, teniendo la mala fortuna de que me expulsaron de una manera que todavía hoy pregunto que fue lo que hice para que Henry Bejarano me echara, pero bueno, pasó.

Este es el procedimiento que se le hizo a Marvin Obando. Fotografía: Cortesía.
Este es el procedimiento que se le hizo a Marvin Obando. Fotografía: Cortesía.

-¿ Cuál fue la otra lesión ?

Luego de cumplir mis dos juegos de sanción tuve participación contra Universitarios. Tuve una mala caída y eso terminó de sacarme otra vez, pero no dejo de luchar y de prepararme porque sé que puedo regresar para aportarle al equipo.

-Sabiendo que no es agradable decirlo, ¿cree que lo del coronavirus le ha ayudado ?

Yo entiendo la pregunta y la respondo con respeto por lo que sucede en el mundo y sobre todo en nuestro país. El parón ha sido bueno para mí, reitero que nadie piense mal por mis palabras, así como para Álvaro Saborío, Pablo Airboine, Randy Chirino, y pienso que Dios primero cuando ya se pueda jugar otra vez el plantel estará completo. Eso sí, le pido a todo el país que sean obedientes, acatando todas las disposiciones que nos han entregado el presidente y el Ministerio de Salud.

-¿ Sus labores de recuperación en qué consisten ?

Hago trabajo de fortalecimiento, pesas, los cuales no generan impacto para evitar que se me vuelva dañar el sector donde me estoy recuperando. Con lo que me ha indicado Luis, el fisioterapeuta de San Carlos, buscamos darle mucha fuerza a la rodilla, a la pierna en general, volver a recuperar ciertos movimientos que veníamos haciendo en el período de adaptación. Estando en la casa tengo lo necesario para seguir lo indicado y espero que todos salgamos adelante con lo que enfrentamos y volver a jugar.

A Marvin le queda cuerda para rato. Fotografía José Cordero
A Marvin le queda cuerda para rato. Fotografía José Cordero