Deportes

Opinión del brumoso: Hoy cumple años el club al que no le hacen falta títulos para ser grande

Como si fuera mi cumpleaños esperé este jueves con ansias, les voy a contar porqué

Hoy es un día especial, hoy está cumpliendo años el decano del fútbol, el equipo de mis amores, el glorioso Club Sport Cartaginés.

Esperé este jueves con ansias, como si fuera mi cumpleaños, les voy a contar porqué.

El lunes el club a la venta un kit conmemorativo, hizo solo 115, no porque creyera que no se iban a vender, sino porque son los años que cumple el equipo. Querían hacer algo exclusivo y vaya que lo lograron.

Sin duda yo tenía que ser uno de esos 115 y apenas los pusieron a la venta, aparté el mío, y solo me tocaba esperar a que fuera 1 de julio.

El miércoles me acosté tan emocionado como cuando estaba chiquitillo y mi mamá me decía que al día siguiente íbamos para el Parque Diversiones.

El kit lo empezaban a repartir a las 9 a. m. y para disimular un toque mi emoción fui a las 10.

Y es que no solo iba a ir por mi kit, de paso iba a darle una vueltica al Fello Meza, mi segundo hogar, ese lugar tan hermoso al que no entro desde febrero del 2020 por culpa del maldito coronavirus.

Del kit solo les puedo decir una cosa: ¡es precioso!

Mis expectativas se quedaron cortas, cuidaron cada detalle, desde la caja en el que viene es de colección. El banderín es hermoso, las medias son tan lindas que las usaré solo el 1 de julio de cada año. Claramente escribí esto con las medias puestas.

Además, viene una carta de agradecimiento del presidente del club, don Leonardo Vargas. ¡Un detallazo! Como respuesta solo puedo decirle que aquí estaremos siempre, en las buenas, en las malas y en las peores, un brumoso nunca arruga.

Ahora sí, hablemos de la chema. Como todas las del Cartaginés, es simplemente hermosa. Tenemos la dicha de tener un color elegante, todo lo azul es bonito.

Sí, en la manga dice 95 como el año que ganamos la Concacaf, pero qué me importa a mí cuál es el año correcto, si es 94 (año al que corresponde el torneo) o 95 (año en el que lo ganamos), la cuestión es que tenemos ese título que nos mete entre los más grandes de la región.

Durante toda la semana pensé en escribir una columna que describiera por qué soy cartaginés, inicié varias, pero ninguna describía el orgullo que siento de apoyar a mi equipo.

Por eso decidí narrar cómo fue mi mañana del 1 de julio del 2021. Esto es el Cartaginés, un equipo que sin necesidad de tantos títulos es grande, que me llena de alegría y me convierte en un niño.

¡Felicidades, querido equipo!