Deportes

Saprissa aprovecha que portero griego se comió un gol para salvar un puntito

El empate a un gol es como majarse la cola mutuamente, pues ninguno le pudo recortar puntos a Herediano

Saprissa sacó un punto del estadio Allen Riggioni gracias a un bomberazo del portero griego Alfonso Quesada, quien se comió el gol del empate.

Los morados perdían el juego y habían sido superados por los locales en el primer tiempo, pero en el complemento, con algunos ajustes en el plantel, Saprissa se volcó sobre el marco griego y empataron a los diez minutos, pero gracias al bomberazo.

Fue un tiro de esquina en el que Saprissa ensayó una jugada en tres piezas. David Guzmán ejecutó en corto a Mariano Torres, este avanzó y se la dio otra vez a Guzmán quien de seguido metió un gran pase a Christian Bolaños, totalmente solo en el área.

Bola esperó el balón, de espaldas a Quesada, y amagó como para centrar, pero le dio a marco, al primer palo y sorprendió al portero que se la comió.

Saprissa, a partir de allí, fue amo y señor del partido e hizo olvidar el primer tiempo, el cual Grecia dominó.

Fue un partido donde tanto el Monstruo y las Panteras se majaron la cola entre sí en su afán de descontarle puntos en la cima del torneo al líder, Herediano.

Griegos y morados llegaron con 24 puntos al duelo y sabían del empate del Herediano contra Alajuelense, quien también inició la jornada con 24 puntos. Un ganador se hubiera despegado en el segundo lugar de la clasificación y se hubiera puesto a cuatro unidades del Team. Pero se majaron la cola y ninguno dejó que el otro saliera a cazar al Herediano.

Lento pero de ida y vuelta

El juego inició con una dinámica lentona en ambos cuadros, pero había aproximaciones en ambos marcos, quizás la “S” con más claridad en la forma de llegar. Pero Grecia pegó primero por una tonta jugada de Kendall Waston, quien le pegó un jalonazo a Joustin Salas en el área, fue un penal clarísimo.

Giancarlo Agüero ejecutó la pena máxima y Aarón Cruz le adivinó la intención y le llegó al disparo. El balón pegó en el poste y volvió a Agüero que nada más la empujó arriba para abrir la cuenta.

Como siempre, el pepino desbarató el partido y en esta ocasión le dio confianza a Grecia, que dominó el primer tiempo, no a placer, pero sí con cierta comodidad, con mucha posesión de balón y algunas incursiones peligrosas.

Agüero, Jefferson Rivera, Joustin y Reymond Salas se juntaron para darle a Grecia buena posesión y distribución y crearon aproximaciones interesantes, ante un Saprissa que no tenía salida.

Un tiro libre entre Agüero y Rivera, a los 26 minutos, con un balón cuchareado del lateral al defensor terminó con un peligroso centro de Giancarlo que resolvió a duras penas la defensa morada.

Grecia logró por minutos asfixiar con posesión de balón a los morados, les cerró los espacios por los costados y logró controlar a Mariano Torres.

El Monstruo tuvo una opción a los 35 minutos, en táctica fija. Cobró Mariano al área, la pifió Bolaños, Luis José Hernández apenas desvió y le cayó al trinitario Aubrey David, quien le dio de barrida e incómodo y la botó de manera increíble.

Guzmán cambió al Sapri

El ingreso de David Guzmán fue importante para Saprissa. El volante morado, con todo y su lentitud, le dio confianza al equipo, Es un buen pasador, eso es innegable, le dio salida al medio campo y los morados recuperaron la media cancha.

Eso sí y como siempre, jugó de gratis algunos minutos por una artera falta a un rival y solo le sacaron amarilla. Esa situación la debe mejorar, pues también lo traslada a la Sele cuando es llamado.

Además, Mariano Torres se logró soltar de las marcas y el funcionamiento morado mejoró mucho en el complemento

Saprissa empató rápido con el bomberazo ya descrito de Alfonso Quesada y se adueñó del juego.

El Monstruo usó algunas vías para inquietar a los griegos. Kendall Waston se comió dos como a él le gustan, en el juego aéreo.

Una, al 62, en un tiro libre de Torres y donde los griegos se descuidaron y dejaron a la Torre sola, pero remató desviado.

El otro fue en tiempo en tiempo de reposición, en un tiro de esquina, donde Waston le entró de lleno al balón, la picó pero tiró por fuera. Ese gol hubiera liquidado todo, pues fue al 93.

Aparte de eso, a diez minutos del final, Michael Barrantes, quien entró en el complemento, ubicó a Bolaños en el área y este apenas punteó el balón, in extremis, hacia marco, pero el portero Quesada reaccionó y manoteó la pecosa para enviar al córner.

Grecia vivió diez minutos buenos en el complemento, cuando Antony López creció en su rendimiento y en un tiro libre Aarón Cruz se debió emplear a fondo y salvarla con los pies.

Con este resultado ambos equipos no ganaron un punto, perdieron dos.

Franklin Arroyo

Periodista egresado de la Universidad Federada. Integra el equipo de Nuestro Tema de La Teja. Trabajó en el Periódico Al Día, corresponsal del diaro Marca para Centroamérica y editor de la revista TYT del Grupo Eka.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.