Deportes

Saprissa sufre una cucharada de su propia Saprihora contra Jicaral

Saprissa se fue con un amargo empate a uno ante Jicaral

Escuchar este artículo

El Saprissa recibió este miércoles una cucharada de su propia medicina, pues la Saprihora le jugó en contra y le quitó dos puntos en un agónico empate 1-1 ante Jicaral.

Se jugaba el minuto 90, por primera vez en el torneo el Monstruo estaba hilando dos victorias seguidas y alejándose del sótano que lo acecha desde el inicio, pero el corazón de Jicaral, ese que caracteriza a su técnico, Mauricio Montero, apareció.

Jason Prendas cobró un saque de banda por la derecha, la tiró al área, Carlos Barahona la bajó bien y se la puso al centro a Kenny Cunningham, quien apareció para meter un remate a un costado al que Aarón Cruz nada pudo hacer.

La situación de los porteños en la tabla general es bastante complicada, pero se está defendiendo como gato panza arriba para aferrarse a la máxima categoría y aunque el empate puede parecer malo, por ser en casa, el contexto lo cambia todo, pues pasaron de estar sin nada en tiempo de reposición, a llevarse un punto ante un rival como Saprissa.

Jicaral además rompió una racha negativa que tenía en su propio estadio ante los tibaseños, pues desde el 2019, cuando perdieron 5-2, ni siquiera habían podido anotarle a los morados.

Ojo, que la mejenga fue incómoda para la S desde el inicio. En el primer tiempo el rival hasta fue mejor, tenía más la pecosa, manejaba las opciones, pero el no saber liquidar las jugadas le complicó las cosas.

Como en muchas mejengas del Saprissa, Aarón Cruz aparecía como figura.

El juego del Monstruo rayaba en lo feo, pues generaba poco o nada para llegar a marco. Carlos Villegas y Francisco Rodríguez fueron las excepciones, pues se acercaron un par de veces al arco porteño, pero nada más.

Iñaki Alonso se la jugó haciendo rotaciones, dejó en banca a figuras como Mariano Torres, Jimmy Marín y Ariel Rodríguez, uno de los motivos por los que a ese Monstruo le faltaba pimienta.

Christian Bolaños siguió afuera por lesión, al igual que Kendall Waston, Ulises Segura y Ricardo Blanco, los cuales se espera puedan estar disponibles el domingo ante Sporting.

Se salvó

Como dijimos, en la inicial el Huracán pudo hacerle daño al Sapri.

La primera ocasión fue cuando Gustavo Méndez, a la media hora, cruzó la pecosa por casi toda el área y se fue rozando, cerca del palo derecho del marco de Aarón. Los sustos aparecían conforme pasaban los minutos.

A los 44 minutos fue Jairo Arrieta quien soltó un bombazo afuera del área que Cruz logró desviar metiendo un la mano derecha en la mejor tapada del primer tiempo.

La más peligrosa de Saprissa fue un cabezazo de Francisco Rodríguez, que no pudo aprovechar que el arquero Bryan Morales salió a nada y dejó el marco vacío. Estaba para hacerla.

La S pudo acabar el complemento con diez, pero el árbitro Henry Bejarano le salvó la vida a Wálter Cortés.

El tibaseño le tiró una plancheta criminal a la espinilla a Edder Nelson, pero apenas se fue de amarilla. Bejarano siempre se tiene que echar alguna torta.

Gol cambió el juego

Apenas inició el segundo tiempo, Alonso mandó a la cancha a Mariano Torres y a Ryan Bolaños, lo que le dio otra cara al equipo, además que encontró el gol rápido, lo que le permitió manejar la mejenga de otra manera.

El Divino se metió por la banda derecha, tiró un buen centro y en el área pequeña, ante la vista y paciencia de la zaga de Jicaral, apareció Villegas para meter el pie y mandarla al fondo cerrando en el segundo palo.

El gol fue un palazo duro para el Huracán por lo hecho en el primer tiempo y porque no se estaba viendo tan mal.

Saprissa, una vez arriba en el marcador, ganó posesión, pero tampoco es que generó mucho peligro, de hecho, después del tanto hubo poco peligro. Los ingresos de Julen Cordero y Ariel Rodríguez no pesaron mucho.

Ya cuando faltaban como diez minutos, las piernas pesaban, los morados caían por el clima y el desgaste y el corazón de los locales les dio un segundo aire que los empujó hasta el empate.

Saprissa no supo aguantar su ventaja y solo esperaba a qué terminara el partido, pero le salió caro, le costó dos puntos que lo mantienen en el noveno puesto de la tabla.

Ya casi acaba la primera vuelta y el Monstruo no ha logrado salir de ahí, sigue sin ser el que toda su afición espera. Cuidado, Iñaki Alonso.

Sergio Alvarado

Sergio Alvarado

Periodista de La Teja, especializado en deportes. Graduado de la Universidad Internacional de las Américas.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.