Deportes

Thibaut Courtois fue la figura del Real Madrid: “Hemos demostrado quién es el rey de Europa”

Thibaut Courtois, portero del Real Madrid dijo que el partido fue una locura

El portero del Real Madrid Thibaut Courtois fue la gran figura y el principal responsable de que el equipo merengue derrotara 1-0 al Livepool en la final de la Champions, alzando su Orejona número 14 en la historia.

“Hemos demostrado, otra vez, quién es el rey de Europa. Hemos hecho un gran trabajo, en las últimas semanas me sentí muy bien, una vez que haces la primera parada, luego sólo es focus, focus”, afirmó Courtois, tras el partido a la plataforma Movistar+.

“Hoy hemos demostrado otra vez quién es el rey de Europa”, aseguró.

El partido “fue una locura, no me lo creo”, añadió Courtois, elegido hombre del partido por sus paradas.

“Hemos hecho una gran temporada”, expresó Courtois, afirmando que “hoy nadie me podía quitar las ganas de ganar una Champions y por mis muertos que la iba a ganar”.

El espigado meta de 30 años, quien en la víspera del partido había declarado en conferencia que al estar en el Real Madrid se hallaba “en el lado bueno de la historia”, conquistó así su primera Champions después de haber perdido la final de la edición de 2014 defendiendo el arco del Atlético de Madrid, precisamente ante su actual equipo (4-1).

Determinante

“Hacía tiempo que no recordaba un portero tan determinante en una final de la Champions League, Thibaut Courtois”, tuvo tiempo de tuitear durante el segundo tiempo del partido la leyenda blanca Iker Casillas, precisamente el hombre que defendió el arco madridista en la final lisboeta de 2014.

Pese a que su camino a la titularidad no estuvo exento de baches, como la presencia de un Keylor Navas, quien levantó tres Champions y contaba con el cariño de la afición, Courtois fue ganándose poco a poco su lugar, llevando a su competidor costarricense a tomar la decisión de partir al París Saint-Germain.

Este sábado en la final, bajo el arco del Stade France no tardó en salvar a los suyos, que se vieron superados por el mayor y la mayor intensidad mostrados por el Liverpool en el primer tramo de la final.

Respondió con reflejos a un remate forzado de Salah desde el interior del área pequeña con el taco.

Minutos después se estiró para lanzarse como un gato y tocar con lo justo un derechazo potente de Sadio Mané para que el balón fuese repelido por el poste en lugar de besar las redes.

Pasada la media hora de partido se mostró seguro tapando un remate de cabeza de Salah.

Ya en el segundo tiempo, y con su equipo por delante tras el gol de Vinicius, volvió a estirarse para desviar a córner un disparo envenenado del Faraón egipcio.

Por si con todo eso no fuese suficiente, en el minuto 80 sacó una nueva mano para desviar a córner un remate Red y dos minutos después frustró de nuevo a Salah agigantándose para cerrarle el hueco en el primer palo.

Courtois no necesitaba más para ser elegido el mejor jugador de encuentro, tras cuyo final fue uno de los más felicitados por sus compañeros, conscientes de que el belga les mantuvo con vida en la final.

“Hoy necesitaba ganar una final por mi carrera, por todo el trabajo, para que se respetase mi nombre, como no creo que se hiciese lo suficiente, especialmente en Inglaterra”, dijo Courtois al término del partido para BT Sport.

En un partido en que todos los focos se centraban en los delanteros de los dos equipos, Mohamed Salah, Sadio Mané y Karim Benzema, los tres máximos favoritos para alzarse con el próximo Balón de Oro, que sigue en el aire, el héroe salvador estuvo en la portería, en “el lado bueno de la historia”.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.