Andrés Mora.14 septiembre
Luis está encantado con su carrazo. Foto: Alonso Tenorio
Luis está encantado con su carrazo. Foto: Alonso Tenorio

El chuzo de Luis Chang Flores por fin anda en la calle después de un proceso de restauración que duró meses.

Este vecino de Coronado, de 37 años y dueño del restaurante de sushi Poke n’ Roll en suelo coronadeño, es el orgulloso dueño de un Jeep Wrangler del año 1988, que tiene un motor de 8 cilindros y 5700 centímetros cúbicos, dos puertas con capota, entre otro montón de cosas.

Esta es la historia de Rogelio, como bautizaron las hijas de Luis al chuzo.

- ¿Hace cuánto y cómo consiguió este carro?

Este carro realmente tiene poco de estar conmigo, hasta marzo de este año llegó a mí, antes tenía otro jeep negro.

Se dio una oportunidad, con un conocido del gremio que lo estaba vendiendo a un precio de oportunidad. Estaba bastante maltratado, le faltaba muchísimo mantenimiento y accesorios. Duré casi tres meses poniéndolo a punto y hasta hace poquito lo ando, es el juguetico de dominguear.

El Jeep quedó como un ajito, valió la pena el tiempo que esperó en el taller. Foto: Alonso Tenorio
El Jeep quedó como un ajito, valió la pena el tiempo que esperó en el taller. Foto: Alonso Tenorio

- ¿Qué le vio al carro para que lo haya comprado a pesar del estado en que estaba?

Dos cosas. Primero el motor, siempre me han apasionado los de ocho cilindros y era algo que siempre había querido tener, y por otro lado la estructura del Wrangler, porque el chasis y los diferenciales son más robustos y permiten hacerles modificaciones.

- ¿Cómo estaba el carro cuando lo compró?

No estaba abandonado, sí funcionaba, pero tenía muy pobre mantenimiento. No le funcionaba la caja de cambios, tenía problemas con los frenos, la carrocería estaba un poco maltratada, con goles y rayones. La instalación eléctrica no servía, si se dejaba la batería puesta en una hora no arrancaba. Los roles, todas las bocinas y diferenciales estaban en pésimas condiciones.

- ¿Le tiene algún apodo?

Se llama Rogelio porque mis hijas (Juliana de 6 años y Mariana de 4) así lo bautizaron. Yo acostumbro decir que no ando ni “un rogelio” (mil colones) y como el carro era rojo le pusieron así. Además, como suena fuerte dicen que es Rogelio Ronquidos.

- ¿Qué modificaciones le ha hecho?

Instalación completamente nueva, lo pintamos, le sacamos golpes y rayones, se cambió estéticamente, se le quitó el techo duro y se le puso uno de capota y llantas nuevas. Se le cambió la caja de cambios por una más moderna, barras de transmisión nuevas, refrescamiento al motor, muflas, silenciadores, asientos de butaca, luces, un segundo radiador en el techo para cuando se usa en el barro siga funcionando el de arriba.

Ya ni me acuerdo qué más.

Hasta que dan gana de meterse con Rogelio a las montañas. Foto: Alonso Tenorio
Hasta que dan gana de meterse con Rogelio a las montañas. Foto: Alonso Tenorio

- ¿Qué uso le da?

Este carro lo uso prácticamente solo para paseos de 4X4 extremo, lo metemos en lugares más complicados. Se acondicionó para llevarlo a la montaña y para que sea confiable, para que no falle y resista la montaña.

¿Por qué es importante cambiar el aceite del motor del vehículo en el tiempo recomendado?
“Si no le cambia el aceite en el tiempo recomendado este se contamina con residuos y va perdiendo las propiedades que protegen el motor provocando un desgaste mayor. También se pueden formar lodo o lo interno del motor que después cuesta mucho eliminar y esto causará daños. Por eso es importante cambiarlo, recordando que el tiempo no solo se mide en kilómetros sino también en horas de encendido. Por ejemplo, cuando estamos en una presa el aceite y el motor siguen trabajando aunque el carro no se mueva”, indicó Bryan Guido, mecánico automotriz (8603-5135)

- ¿Deja que otras personas lo manejen?

Hasta el momento no, solo mi esposa y el mecánico. Bueno en realidad nadie ni mi esposa.

- ¿Cuesta manejarlo?

No, es parte de las cosas que más me agradan, por los trabajos que le hicieron en taller Canales lo dejaron para que sea cómodo para manejar, llevarlo en pista a velocidad de carretera o en velocidad normal. Es muy estable, se conduce de una manera muy sabrosa.

Esta nave no se queda pegada en ningún lado, más bien puede ayudar a salir a los que no echan pa´delante. Foto: Alonso Tenorio
Esta nave no se queda pegada en ningún lado, más bien puede ayudar a salir a los que no echan pa´delante. Foto: Alonso Tenorio

- ¿Debe hacerle más arreglos?

Ya el carro gracias a Dios está como yo lo quiero, se le hicieron todos los trabajos para que quedara pura vida.

- ¿Cuáles son los lugares más rudos en donde lo ha metido?

Este como tiene tan poco tiempo ha ido a dos paseos y al mismo lugar, finca del Jamboree, yo era uno de los organizadores entonces fui a hacer las prerutas y luego el día del evento a sacar los carros quebrados, entonces es poquito lo que he podido aprovechar porque lo tuve hasta finales de junio en el taller.