Sergio Alvarado.Hace 4 días
Esta bronca le significó una sanción al cuadro morado para la última fecha de la primera ronda. Fotos: Mayela López
Esta bronca le significó una sanción al cuadro morado para la última fecha de la primera ronda. Fotos: Mayela López

La bronca del domingo pasado entre los miembros de la Ultra en el partido de La U y el Saprissa le trajo consecuencias a los morados, ya que el Tribunal Disciplinario de la Fedefútbol les impuso un castigo.

La Fedefútbol explicó que la sanción consiste en la clausura, por un partido, del 20% de la gradería cuyas entradas sean más baratas, sin especificar ninguna en específico.

Generalmente las entradas más baratas en La Cueva son las de la localidad de sol sur, donde se ubica la Ultra, por lo que muy probablemente el castigo caiga sobre esa gradería para el partido del miércoles 20 de noviembre ante Grecia.

Esta localidad del estadio no siempre se llena dado que la barra ocupa la mayor parte y en partidos de este tipo no suele ir mucha gente que no sea de la Ultra, ya que tienen que empadronarse.

Debido a lo anterior, es posible que el castigo no le cueste un solo colón al Monstruo, dado que es un partido que no atrae a mucha gente, es decir no es clase A como un clásico.

“La sanción se debe a que un grupo de aficionados al conjunto morado, generaron una pelea entre ellos mismos en el estadio Rosabal Cordero, cuando los tibaseños se enfrentaban ante La U- Universitarios, el pasado domingo. El castigo, es de conformidad con el artículo 71 inciso 2, punto A, del Reglamento”, indicó la Fedefútbol en la nota.

La bronca habría sido provocada por miembros de la Ultra que ya están vetados de entrar al Ricardo Saprissa, por lo que aprovechan para irse a meter a los estadios cuando la "S" es visita.

"A los partidos de visita entran los vetados de Tibás y llegan a hacer desmadre, desde que se fueron los líderes viejos quedó a la libre y nadie, absolutamente nadie, ha tenido la capacidad de tomar las riendas.

“Y por eso es que todos quieren ser líderes y se dan esas tonteras, para nadie es un secreto que hay drogas de más en estas épocas. El problema es que no es (requisito) el poder para liderar, sino que es un poder de decisión de quiénes van y quiénes no van (a los estadios)”, indicó un exintegrante del grupo que habló con La Teja poco después de lo sucedido en el Rosabal Cordero.