El Novelón

Quemó vivas a cuatro personas en Herradura y presumía del crimen

Olger Vásquez cometió el crimen para acabar con la vida de su expareja

Ilustración para novelón sobre hombre que quemó a cuatro personas dentro de contenedor en Herradura. Ilustración de Francella Zamora.

Pagarle a un taxista informal con un par de tenis y dos celulares delató a Olger Vásquez Sibaja como el responsable de asesinar a cuatro personas a las que quemó vivas dentro de un contenedor que cerró con candado.

Las víctimas de ese crimen, ocurrido en junio del 2011 en Herradura, Puntarenas, fueron su expareja, María Felix Sánchez Mairena, de 22 años; los hermanos Meikel y Johnnatan Villalobos Miranda, de 23 y 22 años y Camila Vanessa Delgado Morales, de 14 apenas años y con tres meses de embarazo.

El OIJ de Garabito resolvió el caso en cuestión de un mes y veinte días, pero no fue una labor sencilla, los investigadores tuvieron que armar pieza por pieza el rompecabezas que finalmente los llevó hasta Vásquez.

Así lo contó José Carrillo, actual jefe del OIJ de Cóbano y quien al momento del crimen se desempeñaba como oficial coordinador de la subdelegación regional de Garabito, en Jacó. Esta oficina se hizo cargo del caso.

“Cuando llegué a la escena y observé los cuerpos carbonizados por la acción del fuego, el pensamiento de uno es el sufrimiento que pudieron tener las víctimas al morir de esa forma. Las autopsias nos confirmaron que estaban vivos al momento del siniestro. Uno no entiende cómo una persona es capaz de quitarles la vida a cuatro seres humanos de esa forma”, dijo Carrillo.

Hermanos no estaban

Olger Vásquez Sibaja, condenado a 142 años de cárcel por encerrar a cuatro personas dentro de un contenedor y quemarlos vivos en Herradura, Puntarenas. Foto Archivo.

El investigador recordó que a las 7 de la mañana del 10 de junio del 2011 les informaron que los bomberos habían atendido el incendio de dos contenedores que se encontraban en un lugar conocido como finca La Pipasa, en Herradura, y que en el interior de uno habían hallado cuatro cadáveres.

“Los cuerpos se encontraban totalmente carbonizados, los brazos y las piernas se habían desintegrado en su totalidad. Fue tanto el daño que sufrieron que en el sitio no pudimos determinar el género ni sus características físicas”, detalló.

Por medio de la investigación, el OIJ descubrió que esa finca era cuidada por los hermanos Meikel y Johnnatan Villalobos Miranda, que vivían en una pequeña casa dentro de la propiedad y habían acondicionado uno de los contenedores como habitación y el otro como bodega.

“Al no aparecer los hermanos Villalobos en el lugar se tenía una sospecha de que al menos dos de los cuerpos eran ellos, pero quedaban dos más que debíamos identificar”, apunta Carrillo.

Las sospechas de los investigadores se confirmaron cuando tuvieron los resultados de pruebas de ADN, en efecto, se trataba de los hermanos. También descubrieron que ellos dos fueron víctimas colaterales del crimen.

“Al realizar la victimología concluimos que eran dos muchachos tranquilos, sin problemas que pudieran provocar su muerte. Los vecinos los catalogaban como buenas personas”, dijo el investigador.

Olger Vásquez Sibaja, condenado a 142 años de cárcel por encerrar a cuatro personas dentro de un contenedor y quemarlos vivos en Herradura, Puntarenas. Foto Archivo.

Una pieza más al rompecabezas

Confirmar la identidad de los hermanos fue la primera pieza del rompecabezas que llevaría a resolver el crimen, pero los investigadores aún estaban lejos de descubrir lo que había pasado.

Por medio de la autopsia, los agentes determinaron que las otras dos víctimas eran mujeres y lo más impactante fue saber que una tenía tres meses de embarazo.

Los esfuerzos se centraron en averiguar las identidades de las mujeres, Carrillo y sus compañeros empezaron a buscar posibles testigos en los alrededores de la finca La Pipasa.

“Unos vecinos nos dijeron que en ese lugar estaba viviendo desde hacía pocos días una muchacha de entre quince y dieciocho años, pero desconocían su nombre. Siguiendo con la investigación logramos determinar que la joven respondía al nombre de Camila Vanessa Delgado Morales, de catorce años.

Al contactar a la madre nos dijo que tenía días de no hablar con ella y que no respondía su celular, además nos confirmó que estaba viviendo en Jacó”.

Al igual que sucedió con los hermanos Villalobos la prueba de ADN confirmó los presentimientos. Y también se descubrió que Camila tampoco era el objetivo del ataque.

“Ella no tenía problemas que ameritaran su muerte, era una muchacha alegre, sociable y muy conversadora con las personas”, añadió Carrillo.

El instinto del investigador le decía que la última víctima por identificar iba a ser la pieza clave para esclarecer el homicidio múltiple. Y así sucedió.

Olger Vásquez Sibaja, condenado a 142 años de cárcel por encerrar a cuatro personas dentro de un contenedor y quemarlos vivos en Herradura, Puntarenas. Foto Archivo.

Huyó por temor

Una vez más los vecinos fueron claves en el caso. Cuenta Carrillo que en playa Herradura encontraron a dos jóvenes que les informaron que la noche anterior al crimen estuvieron compartiendo con dos muchachas que se llamaban Camila y María Fernanda.

Ellas les dijeron que se estaban quedando en la finca La Pipasa, donde los hermanos Villalobos.

“Como únicamente teníamos el nombre María Fernanda contactamos a la Sección de Delitos Varios para saber si en dicha sección se tramitaba alguna denuncia por desaparición. Nos respondieron que una investigadora tramitaba una denuncia de una mujer nicaragüense de nombre María Félix Sánchez Mairena, conocida como María Fernanda Sánchez Arias”.

El OIJ contactó entonces a los papás de María Félix y estos dijeron que su hija vivía en San José, pero se había ido para Jacó huyendo de su pareja, Olger Vásquez Sibaja, pues él la tenía amenazada y la agredía constantemente.

María decidió refugiarse con su amiga Camila Delgado, quien se estaba quedando en la finca La Pipasa.

Y una vez más la prueba de ADN fue la portadora de malas noticias, el resultado confirmó que el cuerpo que faltaba por identificar era el de María Félix.

“Empezamos a tratar el caso como un feminicidio con víctimas colaterales, realizamos una serie de diligencias que llevaron a señalar a Olger Vásquez Sibaja como el responsable de estos cuatro homicidios”, dijo Carrillo.

Olger Vásquez Sibaja, condenado a 142 años de cárcel por encerrar a cuatro personas dentro de un contenedor y quemarlos vivos en Herradura, Puntarenas. Foto Archivo.

Pago lo delató

Un taxista informal de Herradura, cuya identidad no se dio a conocer, fue una de las piezas fundamentales para resolver el caso porque fue quien confirmó que Vásquez estuvo en la finca el día de los crímenes.

“Se realizó una entrevista a un taxista informal que el día del evento trasladó, sin saber quién era, a Olger Vásquez Sibaja de Garabito a San José. Al final del viaje, Olger le canceló con un par de tenis, dos teléfonos celulares y cinco mil colones en efectivo”.

Carrillo contó que hicieron una diligencia de reconocimiento con los dos celulares y el papá de los hermanos Villalobos confirmó que uno era de su hijo Meikel.

Sumado a esta evidencia, el OIJ recibió una información confidencial determinante. Alguien había llamado para contar que Vásquez --quien estaba en San Carlos-- se jactaba de ser el responsable de quemar a cuatro personas dentro de un contenedor.

“También nos dijeron que él narraba la forma con la que le pagó el viaje al taxista que lo llevó a San José, a esta información le prestamos mucho interés por cuanto nunca revelamos este detalle a la prensa.

“Además, Olger decía que a los muchachos los había golpeado con un tubo y que a María Félix la agredió con un tenedor, de Camila no se decía nada en la llamada confidencial”, detalló Carrillo.

191 llamadas

Olger Vásquez Sibaja, condenado a 142 años de cárcel por encerrar a cuatro personas dentro de un contenedor y quemarlos vivos en Herradura, Puntarenas. Foto Archivo.

Otro elemento que confirmó la presencia de Vásquez en Herradura fueron las 191 llamadas que hizo desde su celular, que estaba a nombre de uno de sus hermanos, al teléfono de Camila Delgado Morales. Todas las llamadas fueron entre el 9 y el 10 de junio del 2011.

“Al hacer el estudio de las radiobases activadas por el teléfono de Olger Vásquez se pudo recrear el desplazamiento que realizó desde el día nueve de junio hasta el diez de junio, desde San José hasta Herradura. Al saber que Camila no conocía a Vásquez, la hipótesis nuestra fue que María Félix le pidió el teléfono prestado para comunicarse con Olger y así decirle dónde estaba”.

El investigador explicó que no tienen certeza de cómo fue que Olger cometió el crimen, pero la hipótesis que siempre manejaron es que Vásquez habría tomado por sorpresa a los hermanos Villalobos, a María Félix y a Camila en horas de la madrugada y los obligó a entrar al contenedor, luego cerró con un candado y lo incendió.

“La hipótesis nuestra es que aprovechó que los hermanos Villalobos habían acondicionado el contenedor como dormitorio para encerrarlos a todos ahí, posiblemente los habría amenazado con algún arma blanca y haciendo alarde de que ya había estado en la cárcel.

“Es muy posible que Olger Vásquez los haya agredido con algún objeto para poder dominarlos, sin embargo, por la condición en las que estaban los cuerpos, en la autopsia no fue posible determinar lesiones o traumas”.

Condena de 142 años

Olger Vásquez Sibaja, condenado a 142 años de cárcel por encerrar a cuatro personas dentro de un contenedor y quemarlos vivos en Herradura, Puntarenas. Foto Archivo.

Con todos estos elementos en su poder, la Policía Judicial le dio cacería a Vásquez y esta labor fue la más sencilla de todas, pues solo tuvieron que ir a buscarlo a la cárcel La Marina, en San Carlos.

“Posterior al crimen de Herradura, el 27 de junio de 2011, Vásquez cometió una tentativa de homicidio y robo agravado, por lo que fue condenado a veinte años de prisión por el Tribunal Penal de San Carlos.

“Cuando fue trasladado a la Fiscalía de Jacó para varias diligencias como reconocimientos en rueda de personas y la indagatoria, nunca mostró ningún tipo de emoción, más bien se mostraba retador. Lo recuerdo como un sujeto fanfarrón, violento, agresivo y mentiroso”, dijo el investigador.

El jueves 26 de julio del 2012, el Tribunal Penal de Puntarenas condenó a Vásquez a 142 años de cárcel por el homicidio múltiple, pero la pena fue readecuada a 50 años, el tiempo máximo que una persona puede estar encarcelada en el país.

“Los familiares de las víctimas quedaron agradecidos con el resultado de la investigación pues en menos de un mes y veinte días ya estaba resuelto el caso y ya sabían quién era el responsable; además por la condena impuesta a este sujeto estaban muy agradecidos con el OIJ por el trabajo realizado”, dijo Carrillo.

Olger Vásquez Sibaja, condenado a 142 años de cárcel por encerrar a cuatro personas dentro de un contenedor y quemarlos vivos en Herradura, Puntarenas. Foto Archivo.