Farándula

Cantante R. Kelly tenía un “ejército” que le ayudaba a cometer sus delitos sexuales, dice la Fiscalía gringa

El artista optó por no subir al estrado

El cantante R. Kelly habría usado mentiras, manipulación, amenazas y abusos físicos para operar una “empresa” que le permitió cometer delitos sexuales durante décadas, resumió el miércoles la Fiscalía estadounidense en el cierre de los alegatos en el juicio contra el artista.

La fiscal Elizabeth Geddes empezó sus dos horas de recapitulación diciendo lo siguiente sobre el artista del género R&B: “Utilizó su dinero y su notoriedad pública para esconder sus crímenes a plena luz del día”.

Las autoridades gringas tienen la tarea de demostrar que el cantante de 54 años operaba un “ejército” de colaboradores que le facilitaban su supuesto comportamiento depredador con mujeres y adolescentes, supuestas víctimas a las que, según seis semanas de testimonios, el músico abusó sexual, física y emocionalmente.

“Sin ellos, el acusado no hubiera podido llevar a cabo este tipo de crímenes durante cerca de tres décadas”, dijo Geddes al jurado, frente a una pantalla que mostraba imágenes de los miembros de su círculo cercano, fotos que giraban en torno a la fotografía policial de Kelly.

Al describir el “universo centrado en Robert Kelly”, la fiscal dijo que sus empleados y su entorno llevaron a cabo actividades criminales o en todo caso las facilitaron al no preguntar.

Los argumentos finales de la fiscal cerraron los tres días de interrogatorios y testimonios de la defensa del cantante, que convocó a cinco testigos, entre ellos antiguos empleados y amigos de la infancia que dijeron que personalmente no habían visto los horribles abusos de los que está acusado Kelly.

El artista optó por no subir al estrado.

Los testigos de la defensa llegaron después de más de un mes de testimonios gráficos presentados por la acusación.

Con la ayuda de 45 testigos, entre ellos 11 denunciantes (nueve mujeres y dos hombres), los abogados de la acusación trataron de demostrar los abusos sistemáticos de Kelly y la corte de ayudantes que orquestó.

Las mujeres dijeron que fueron violadas, golpeadas, drogadas, encerradas y a veces privadas de alimentos y de ir al baño.

Seis eran menores cuando Kelly supuestamente mantuvo relaciones sexuales con ellas. Muchas también dijeron que el cantante rutinariamente filmaba los encuentros, lo que en muchos casos constituye pornografía infantil.

Una mujer dijo que Kelly la obligó a abortar cuando era adolescente. Otras cuatro dijeron que contrajeron herpes tras mantener relaciones con el cantante, quien nunca les confesó que padecía un virus incurable.