Farándula

Christy Marín está indignada por vestimenta sencilla que usó esposa de Figueres este domingo

Experta en etiqueta asegura que hay un divorcio de estilos entre la pareja

La experta en etiqueta y protocolo Christy Marín está indignada con el chaine que escogió la esposa del candidato presidencial por Liberación Nacional, José María Figueres, para la convención liberacionista de este domingo.

Doña Cinthya Berrocal se puso un suéter sencillo, que no iba acorde con la elegancia de su pareja, un pantalón que al parecer era un jeans y que no tenía cabida en una fecha tan importante y una cartera de medio lado, combinación que hizo que le dolieran los ojos a Marín al tirarse el discurso de victoria de Chema.

En sus redes sociales Christy expresó su sorpresa e invitó a las personas que estén cerca de la pareja a que se informen, pues en una campaña presidencial, la esposa del candidato también gana votos.

–¿Qué pasó cuando vio a la esposa de José María Figueres en el discurso de victoria?

Aclaro que es mi punto de vista profesional y como asesora de imagen, porque a ella no la conozco ni tengo color político, así que vi más allá de lo que la gente vio anoche (domingo).

Creo que si doña Cinthya tiene verdaderas aspiraciones a ser primera dama, desde el domingo tenía que empezar a dar una imagen acorde a su cargo y al de su esposo. Les guste o no la política, las aspirantes a primeras damas tienen que entender, visualizar e interiorizar que ellas son parte importantísima de la campaña y las personas que los asesoran tienen que saber que ellas también están bajo la mira de todos.

Yo no iba a comentar nada, pero me llegaron tantos mensajes sobre el tema que salí a explicar por qué la imagen de ella no estuvo bien.

–¿Cuáles piensa que fueron esos “pecados” que cometió?

Empecemos por algo tan básico y fundamental como lo es la mascarilla, tenía que ser la misma que su esposo, porque desde ahí estamos comunicando.

No sé si a doña Cinthya no le gusta maquillarse o peinarse, pero hay momentos en que lo amerita, si se va a salir en televisión el brillo no puede estar en la cara, hasta a los hombres los maquillan para evitar eso.

La bandolera era un cartera cruzada y creo que esto no tiene que ver con la edad o con la belleza, ¿cómo es posible que el esposo va en saco y corbata y ella así? Uno lleva eso si acaso cuando va al supermercado o a hacer algún mandado, pero jamás así. No soy yo la única que piensa así, mucha gente lo notó.

No sé si usó jeans, pero pareciera ser de talle ancho, llamado pata de elefante, pero no había armonía con el suéter, era verde pero nada más. No quiero meterme en temas religiosos, pero creo que no era momento para sacar el rosario que mostró, ya que la política y la religión pueden chocar.

–¿Qué tan importante cree que son esos detalles?

Yo compartí un artículo de la revista Forbes que dice que las esposas se han convertido en un gancho muy importante en las campañas, por lo que es imperdonable que ella estuviera atrás, nula. Incluso mucha gente no sabía que don José María se volvió a casar. Es muy probable que ella no haya entendido la magnitud de lo que se metió, por lo que creo que si tienen asesores, deberían incluirla a ella.

Sé que la imagen de don José María es poderosa, pero tiene que involucrar a la familia, ¿qué pasa si ella llega a ser la primera dama? Se va a tener que enfrentar a políticos internacionales, ser la anfitriona en Casa presidencial y visitar otros países a representarnos, por lo que creo que a ella hay que ayudarle demasiado. Sé poco de ella, pero se nota que necesita ayuda.

–¿No cree que simplemente reflejó que es alguien humilde?

Por supuesto, pero creo que la sencillez o la humildad no tienen que ver con la imagen, porque la etiqueta no habla de marcas, de precios ni de moda. Yo recuerdo una vez que fui a una venta de ropa americana con Víctor Carvajal y encontramos un vestido en cinco mil colones, igual al que usó la Duquesa de Cambridge en una actividad; cada quien se visite de acuerdo a su cargo, a su edad y a sus posibilidades.

La imagen vende y comunica para bien o para mal, pero ella se robó el show para mal. Sé que habrá gente que piense que es una banalidad, pero los invito a que lean y a que vean que la imagen sí importa. Doña Laura Chinchilla fue de blanco y sencilla, pero elegante y ese es el mejor ejemplo.

–¿Le han pedido que asesore a alguien en la política?

Sí, pero no es de mi interés meterme en política, más allá de que el país esté bien representado. Yo no tengo color político y todavía no sé por quién votar para las próximas elecciones. Ayer (domingo) hice el intento de ir, pero la escuela donde me tocaba estaba llenísima y me dio miedo por lo del covid.