Ileana Vargas.30 agosto

La primera edición del certamen Señorita China de Costa Rica viene como un arroz cantónes, o sea, con todo para abrirse campo entre los concurso de belleza.

Las participantes son de diferentes partes del país. Cortesía
Las participantes son de diferentes partes del país. Cortesía

La presentación oficial de las 10 candidatas se realizó el pasado 20 de agosto.

Las jóvenes tendrán diferentes actividades y se prepararán para la final, que se realizará el 14 de setiembre, a las 7 p. m., en el restaurante Casa China, ubicado en San José, 400 metros al este de Casa Matute Gómez.

Meiqing Cen Liang, más conocida como Michelle, es una de las hermosas participantes y conversó con La Teja acerca de sus raíces orientales.

Ella tiene 21 años, es estudiante de Administración de Empresas, nació en China y llegó a Costa Rica cuando tenía 6 añitos.

La joven asegura que a China solo va de vacaciones. Cortesía.
La joven asegura que a China solo va de vacaciones. Cortesía.

-¿Cómo se enteró del concurso?

Hace varios años, la Asociación China realizaba otro concurso, pero mi papá no me dejaba. Y ahora fue que una compañera de la universidad me dijo que participara, así que ella fue la que me motivó.

-¿Su familia vive en China, o en Costa Rica?

Una parte vive en China y otra aquí. Mis papás viven aquí, pero mis abuelos están en China.

-¿Con qué frecuencia viaja a China?

Hace tres años fui a visitar a mis abuelos, me quedé como mes y medio. Y claro, mis planes son siempre volver para poder estar con mi familia.

-¿Ha contemplado quedarse a vivir en China?

Eso me lo preguntan bastante, pero creo que no porque la mayor parte de mi familia está aquí, tengo familia por todo el país (risas). Además, lo pienso mucho porque aunque yo sé hablar chino, no puedo escribir ni leer y pensar irme para allá así, sí sería muy complicado, estando allá no sería sencillo.

La comida china es la más rica del mundo", Meiqing Cen Liang, participante del concurso

-Usted habla como tica, ¿cómo lo logró?

Si hablan conmigo por teléfono nadie se imagina que soy china (risas) pero si me ven, es claro que tengo todos los rasgos de una china. Cuando me escuchan hablar en chino se sorprenden y si hablo en español me dicen que porqué no hablo como la china de la pulpería (risas). Lo que pasa es me vine muy chiquitica y la verdad ni recuerdo esa transición del chino al español, todo se dio de forma muy natural.

La modelo Carolina On (de celeste) fue la presentadora del evento. Cortesía
La modelo Carolina On (de celeste) fue la presentadora del evento. Cortesía

-¿Qué le dicen las personas cuando la escuchan hablar mandarín por primera vez?

Lo que siempre pasa es que comienzan a preguntar '¿cómo se dice tal cosa?’, casi siempre son como tonterías (risas) y otra cosa que siempre me preguntan es ‘¿usted ha comido perro o gato?’. La gente no tiene filtro para preguntar cualquier cosa, lo que les cuento es que cuando mi familia hizo la cena de despedida, cuando venía para Costa Rica, mi abuela hizo perro, pero yo no sabía que era perro, así que creo que sí comí. También hay que entender que allá los perros y hasta las ratas son criados en granjas, como decir aquí los cerdos o las gallinas, con concentrado para ese mismo fin.

-¿Qué conserva de la cultura china?

Lo supersticiosos que son (risas). Eso lo heredé de mi abuela paterna, ella, por ejemplo, me hacía cambiar la posición de las cosas de mi cuarto para que estuvieran acorde con el Feng shui. Una vez me cambió la posición de la cama porque decía que estaba en la misma dirección que caía el agua de lluvia y que eso se llevaba todas las cosas buenas que podían estar por llegar.

-¿Qué otras supersticiones chinas conserva?

Cuando uno se prepara para el cambio de año, mientras uno está comiendo es prohibido, sobre todas las cosas, que se le caigan los palillos. Si se le caen, es así como un silencio absoluto y todo mundo se le queda viendo. Es tanto que por eso durante esas fiestas, a los niños se les permite comer sin palillos, para evitar que se les caigan.

-¿De tica qué tiene?

Tengo eso de ser dadivosa. Los ticos, si ven que alguien necesita algo, siempre están dispuestos a ayudar aunque no lo conozcan, pero los chinos no son así. Sí se ayudan mucho entre ellos, entre familia y amigos cercanos.

Meiqing Cen Liang representa muy bien la belleza de la mujer china. Cortesía
Meiqing Cen Liang representa muy bien la belleza de la mujer china. Cortesía

-¿Qué grandes diferencias ve entre las dos culturas?

Los chinos tienen como más aires de grandeza. Una de las cosas que a mis abuelos les sorprende es que, por ejemplo, los ticos hacen una fiesta y todos llevan algo para compartir bebidas, bocas. En China, o entre chinos, eso no pasa nunca. Si a uno lo invitan a una fiesta, a usted lo tratan como un rey, usted no lleva nada y cuidado y más bien sale hasta con regalos.

-¿Prefiere tener un novio chino o tico?

Me gustan los morenos y encontrar un chino moreno, como que no, es muy difícil (risas). Prefiero los ticos, salí con un chino un par de veces, pero hasta ahí, por alguna razón prefiero los latinos. También en eso somos muy diferentes, por ejemplo, en China una pareja ideal es que el hombre tenga mucho dinero, que él sea el que trabaja, que chinee al máximo a su esposa y le compre lo que quiera. Si uno tiene un novio o esposo chino y usted va al mall y ve algo en la ventana que a usted le gusto, él de una va y se lo compra. Pero yo creo que hay hombres buenos en cualquier parte del mundo. Actualmente tengo novio y es tico.

-¿Prefiere la comida china o tica?

La china es la comida más rica del mundo. Pero yo no cocino, tengo que decirle a mi mamá que me enseñe a utilizar todos esos ingredientes que usan.

Noche de coronación.
El próximo 14 de setiembre, a las 7 p. m., se realizará la final del concurso de belleza en el restaurante Casa China, ubicado en San José, 400 metros al este de Casa Matute Gómez. El precio de la entrada es de ¢22 mil. Para más información, puede llamar al 2222-1374. Las participantes desfilarán en ropa casual, noche y tradicional chino.