Rafael Ramos.24 abril
Hay que ser valientes y enfrentar lo que pasa.
Hay que ser valientes y enfrentar lo que pasa.

Muchos experimentamos situaciones complicadas a lo largo de la vida, pasamos por experiencias que nos ponen frente al dolor y sentimos que el mundo se nos viene encima.

Hoy estamos en medio de algo así, que nos ha abrumado como nación. Esto es realmente fuerte, pues es mucho lo que se ha desorganizado. Así que es momento de empezar a serenarse ya que habrá que tomar muchas decisiones, algunas muy difíciles que tocan todo nuestro sistema de vida.

El dolor emocional es normal, forma parte de nuestra experiencia de vida y estar dispuesto a asumirlo, sentirlo, expresarlo y llorarlo es todo un reto pues a veces sentimos que no nos quedan fuerzas, por tanto, damos paso a tener ganas de salir corriendo o querer cerrar los ojos y desaparecer.

Frente a esto toca ser valientes y fuertes para poder tomar las decisiones que nos permitan pasar por este momento de dolor, con el objetivo de abrirnos nuevamente a la esperanza, pero ser valiente no es sinónimo de dejar de sentir:

- Ser valiente implica permitirse llorar, sentir, pero a la vez analizar y entender qué debemos hacer.

· Implica tener miedo, pero no paralizarnos frente a la vida. Significa sentirnos abrumados, pero estar dispuestos a buscar ayuda.

· Ser valiente significa, darnos cuenta que tenemos pocas fuerzas, pero a la vez dejarnos ayudar por otras personas que podrían convertirse en nuestro soporte, al menos en las primeras etapas del dolor.

· Ser valiente significa asimilar la tristeza, permitirnos expresarla, pero no dejar que esto sea la norma de interpretación de todos los días.

Debemos vivir el dolor, pero recordar que la vida es más que eso y que detrás de todo proceso difícil siempre hay esperanza cuando nos permitimos ser abiertos a ella y a trabajar por recuperar nuestra paz.

La vida tendrá estos momentos, en todas sus etapas, lo que se espera es que pases por ahí, sin ser un superhéroe, sino muy humano, pero teniendo la sabiduría para dejarte ayudar, aprender y dejar esto atrás.

¿Cómo van tus procesos de dolor?

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr