Redacción .15 septiembre

Demi Moore se convirtió en una estrella internacional apenas iniciada la década de los 90 gracias a la cinta romántica Ghost, pero cuando el éxito llegó, las tragedias ya habían dejado huella en su vida.

Lo vivido con Ashton Kutcher también será parte del libro. AFP PHOTO / Files / TIMOTHY A. CLARY
Lo vivido con Ashton Kutcher también será parte del libro. AFP PHOTO / Files / TIMOTHY A. CLARY

Nacida en Nuevo México, el 11 de noviembre de 1962, la infancia de Demi no fue la de una niña en medio de un hogar lleno de amor con padres responsables, sino que se trató más bien de un largo peregrinar por todo Estados Unidos a cargo de unos jóvenes e inexpertos padres que pasaban sus días entre conflictos, algo que hoy llamaríamos un “romance tóxico”.

Según cuenta Infobae, el padre de Demi era alcohólico y años después la actriz se enteró de que realmente no era su hija biológica, por lo que nunca tuvo contacto con el hombre que contribuyó a su concepción.

De su madre, agobiada por los problemas con el padre, tiene un recuerdo que la marcó: la pequeña Demi trataba de ayudar a su mamá a que vomitara las píldoras que había consumido durante una depresión.

“Lo siguiente que recuerdo es estar usando mis pequeños dedos de niña para extraer las píldoras que mi madre había tratado de tragar mientras mi padre le mantenía abierta la boca y me decía qué hacer. Algo muy profundo dentro de mí cambió y nunca retrocedió. Mi infancia había terminado”, comentó en una reciente entrevista con Harper’s Bazaar.

En esa misma revista, Demi volvió a desnudarse, algo que no hacía desde 1991, cuando posó sin ropa estando embarazada de su segunda hija, en la portada de “Vanity Fair”, que ahora es icónica.

Entre esa portada y la más reciente pasaron casi 30 años, dos divorcios, algunas películas fallidas (como Striptease) y un serio problema de salud que la llevó al hospital y más adelante a rehabilitación.

En 1991 Demi era una de las símbolos sexuales de Hollywood y formaba una popular pareja con Bruce Willis, galán en la industria del cine. Parecía que nada faltaba en la vida de la actriz.

Pero incluso para esa época, Moore (apellido que adoptó de su primer marido) ya había probado las trampas del éxito. En los años 80 tuvo problemas de adicciones y como ella misma reveló el año pasado, cayó en una "espiral de autodestrucción".

Demi no dio más detalles de su etapa oscura, pero sí lo ofrecerá en su autobiografía Inside Out, que se publicará el próximo 24 de septiembre.

“Como mujer, como madre y como esposa hay ciertos valores y votos que mantengo como sagrados y es en este espíritu que he decidido seguir adelante con mi vida”, Demi Moore al terminar con Ashton Kutcher

El libro, definido como “una historia de supervivencia, éxito y rendición así como de resistencia”, narra los problemas de adicciones y cómo enfrentó los divorcios con Bruce Willis y Ashton Kutcher.