Eduardo Vega.11 febrero
El español tiene un gran corazón. Eduardo Vega.
El español tiene un gran corazón. Eduardo Vega.

“Los niños de Obras del Espíritu Santo merecen que uno pedalee mil horas. Es un orgullo para mí ayudar a esta noble causa, por lo que espero que el país se identifique y logremos las cinco toneladas de alimentos que tanto bien harán”, explicó ayer el español Raúl López.

Este hombre de acero tiene el objetivo de romper su propio récord Guinness y a la vez conseguir alimentos para los niños que ayuda esta institución, por lo que ayer empezó su prueba, al mediodía, sobre una bicicleta estacionaria.

Actualmente López tiene un récord de pedalear durante dos días sin parar; por lo que ahora pretende hacerlo tres días seguidos, marca que completaría el próximo domingo 14 de febrero al mediodía.

El evento se realiza en el salón principal de la Asociación Obras del Espíritu Santo en el barrio Cristo Rey de San José.

El padre Sergio Valverde, fundador de la Asociación, agradece a Raúl su noble causa y le pide al país que se una y colabore.

“Se unen el ejercicio, la buena salud, la disciplina y la solidaridad para ayudarle a las personas que más lo necesitan a lo largo de todo el país. Raúl hace su aporte pedaleando y ahora nos toca a todos solidarizarnos”, comenta el padre Sergio.

Todos podemos donar al Sinpe Móvil 8367-7000 que es el de Obras del Espíritu Santo o dejando alimentos en las sedes que tiene la Asociación en las siete provincias del país. Todo el dinero recaudado se usará para comprar comida.

Como parte del protocolo para conseguir el Guinness, Raúl participa en una transmisión en vivo para todo el mundo, por lo que si usted desea darle seguimiento lo puede observar en la página de la asociación.

Las pancitas de los niños se alegrarán al tener comidita. Eduardo Vega.
Las pancitas de los niños se alegrarán al tener comidita. Eduardo Vega.

Cada seis horas López podrá bajarse de la bicicleta durante cinco minutos para bañarse, cambiarse de ropa y hacer sus necesidades y no podrá atrasarse ni un segundo si desea mantener su lucha por el Guinness.

El ciclo Palomillo de Muelle de San Carlos, se solidarizó con la causa y aportó la bicicleta, el uniforme y todo el apoyo técnico.

“El pasado viernes comenzamos a preparar la bici, la cual es hecha a la medida de Raúl y totalmente especial para el evento.

“Tiene la mejor tecnología y la calidad que se necesita para que se rompa el Guinness. Hay que lubricar la cadena como cada doce horas”, nos explicó don Elir González, el sancarleño dueño del ciclo.

El padre Sergio también se apuntó. Eduardo Vega.
El padre Sergio también se apuntó. Eduardo Vega.

Si usted tiene bici y un celular, puede acompañar a Raúl en su reto, en el momento que quiera, nada más baje la aplicación Zwift y conéctese, porque el rodillo donde esta estacionada la bici es de ultima tecnología y el español podrá verlo a usted virtualmente cuando lo acompaña e incluso puede competir con él en procura de ganar premios de montaña y hasta metas volantes ¡Anímese!

De puro acero.

Pero los retos para López no acaban ahí, ya que tendrá otro entre el 20 y 21 de febrero, cuando realice la Ruta de los volcanes en la que también busca recaudar cinco toneladas de comida.

En esta ruda prueba intentará completar más de 260 kilómetros en menos de 36 horas, de hecho López, quiere hacerlo en menos de 30 horas y sin parar en un recorrido por los volcanes Rincón de la Vieja, Miravalles y Tenorio, en el cantón de Upala.

López es amante de superar pruebas, ya que también nadó 20 kilómetros en el mágico y temido Triángulo de las Bermudas, un reto que confesó que jamás repetirá.

En una pantalla se ve el recorrido que lleva. Eduardo Vega.
En una pantalla se ve el recorrido que lleva. Eduardo Vega.

También corrió 200 kilómetros superextremos en el Círculo Polar Ártico; además, completó 58 kilómetros sin detenerse un segundo en Uganda.

Remó 355 kilómetros en 6 días durante un desgastante y agotador descenso por el río Amazonas.

También, escaló tres veces en cinco días uno de los picos más altos y difíciles del planeta, el Kilimanjaro en Tanzania, este reto suele tardar seis o siete días para una persona común y corriente.

Además corrió 280 kilómetros en siete días en el devastador, árido y mortal desierto de Atacama en Chile.

El hombre de acero con corazón solidario nació en Barcelona hace 43 años. Es la cabeza de su propio grupo empresarial, con el cual da conferencias de mercadeo y publicidad; organiza eventos deportivos y musicales por todo el planeta y, además, es productor de televisión.

Desde hace varios años le agregó a su trabajo el lado social, fundiendo su pasión por los deportes extremos con la idea de ayudar a los que menos tienen con Foundation Invencible.

“Siempre fui un chico raro, un chico diferente, a los 13 años ya estaba en el centro de alto rendimiento y entrenaba seis o siete horas todos los días, saqué la carrera de la universidad pronto, hice otros cursos, monté mi primera empresa a los 19 años. Siempre he sido mental y físicamente muy inquieto, esto te hace querer hacer cosas.

“Haz de lo posible algo cotidiano”, “ayudar es un don gratuito que todos tenemos”, “cuando te digan que no se puede, levanta la mano y ofrécete de voluntario”, “no hay límites si tu mente es invencible”, son algunos de los lemas que resumen la filosofía de vida de Rubén.

Explica que cada reto es particular y prefiere no adelantar nada, solo prepararse para cualquier imprevisto, porque siempre pasan.

“Estas situaciones no se pueden entrenar al ciento por ciento, tú no te preparas para estar a seis mil metros de altura en una casa de campaña por cinco días con una fuerte ventisca que te impide salir. Son situaciones que te encuentras y tienes que resolver. El equilibrio físico y mental es importante, esto te lo dan las vivencias y el aprendizaje que encuentres”, comenta López.