Ileana Vargas.21 agosto

El modelo Jason González reveló que la enfermedad que lo tuvo al borde de la muerte transformó su vida por completo.

Jason González es modelo y dueño de la Productora Factor X. Foto: Cortesía Jason González.
Jason González es modelo y dueño de la Productora Factor X. Foto: Cortesía Jason González.

El galán estuvo casi tres meses internado en el hospital San Vicente de Paúl, en Heredia, luchando contra la enfermedad púrpura trombocitopénica, que es un problema del sistema inmunitario que ataca las plaquetas. Como consecuencia, el también bailarín, fue operado de emergencia en tres ocasiones y necesitó decenas de transfusiones de sangre.

¿Qué cambió en su vida? La respuesta de Jason es breve y contundente: “Todo”.

Las cosas que hacía antes con total naturalidad y de forma automática, durante su hospitalización y recuperación se convirtieron en enormes retos.

Jason salió del hospital hace tres meses y aunque la recuperación fue muy dura, con gran felicidad detalló que está mejor y ya hasta regresó al trabajo.

El conocido instructor de ejercicios se dio a conocer por participar en varios programas de tele y por ser parte del grupo coreográfico Factor X.

El florense conversó con La Teja acerca de cómo ha sido el proceso de recuperación.

–¿Cómo ha sido la parte de la recuperación física?

Perdí 20 kilos, pero ya en estos tres meses los he ido recuperando. Cuando salí del hospital fue difícil, prácticamente tuve que aprender a caminar. Estaba muy débil y delgado.

–¿Cómo enfrentó la parte emocional durante la recuperación?

Al inicio me había costado mucho el tema de aceptación, de saber que tenía la enfermedad. Pero una vez que acepté, que no puse más resistencia, que no me quejé ni renegué más a Dios por lo que estaba pasando, cuando por fin entendí que tenía que aprender a vivir con lo que había, todo fue más fácil. Cuando salí del hospital lo más difícil fue, sin duda, la parte física.

“Mi consejo es que disfruten el presente y valoren todo lo que tienen”, Jason González.

–¿Qué lección le dejó la situación que vivió?

Con esto le digo todo: Ahora valoro hasta ir por el pan a la pulpería. Cuando estaba en el hospital me moría de ganas de por lo menos de salir a caminar a la esquina. Por el estrés del día y otras cosas dejamos de vivir el presente.

Antes con las presas me ponía de mal humor ahora doy gracias de que voy en el carro, tranquilo, pongo música, no me estreso porque prefiero eso que estar en un hospital tan grave como estuve. Pero aprender a agradecer esas cosas y a disfrutar del presente lastimosamente uno lo entiende hasta que le pasan cosas así de fuertes en un hospital. Aprendí a vivir el hoy, a disfrutar lo que tengo en este momento.

Jason estuvo en coma varios días y en Cuidados Intensivos. Facebook.
Jason estuvo en coma varios días y en Cuidados Intensivos. Facebook.

–¿Cuáles cosas son las que con mayor frecuencia recuerda del tiempo que estuvo internado?

Es extraño porque ahorita lo que me está pasando es que tengo como flashazos de cosas que no me acordaba de cuando estuve muy grave. Por ejemplo, se me vienen imágenes con los doctores cuando me estaban intubando.

–¿Cuál fue el momento más difícil en el hospital?

Los momentos en los que me sentía solo y cuando veía que físicamente me estaba deteriorando. Todavía, incluso, recuerdo esos momentos y son de mucho sentimiento, y no crea, se me viene una que otra lágrima cuando lo recuerdo.

Otro de los momentos difíciles era pensar en mi hijo. A mí me encanta ser papá y pensar en la posibilidad tan real de que podía dejarlo, que no iba a estar con él para ayudarlo, para verlo crecer, fue de las cosas más difíciles.

–¿Ya retomó el ejercicio?

Puedo caminar y hace dos semanas comencé a trotar. Perdí cierta movilidad, fuerza y músculo. Me cuesta saltar, quedé tan débil que me metía a bañar y solo con eso me cansaba muchísimo, así que salía del baño y de nuevo me acostaba a dormir como por tres horas.

–¿Cómo fue regresar al trabajo?

La verdad estaba nervioso porque no sabía si iba a poder aguantar porque eran cinco horas seguidas de pie porque tenía que animar, tenía miedo, pero al final todo salió bien y ahora ya estoy de vuelta a Producciones Factor X, que es mi empresa productora de todo tipo de eventos.

–¿Sigue en control médico?

Sí, cada mes tengo citas y me ven varios especialistas como los de Vascular periférico y Hematología. Tomo pastillas anticoagulantes y para la hipertensión y estoy con exámenes porque los doctores quieren descartar que tenga lupus.

–¿Qué le dicen las personas cuando lo ve en la calle?

Eso ha sido una de las cosas más lindas e increíbles. Ver como gente que ni conozco estuvo dispuesta a colaborar. Gente que no conozco me para y me dice que estuvo orando por mí, que se unían a las cadenas de oración y otras me dicen que fueron a donar sangre para que me hicieran las transfusiones.