Erick Quirós.2 julio
Arturo y su mamá, doña Daysi, le ponen amor al negocito. Cortesía
Arturo y su mamá, doña Daysi, le ponen amor al negocito. Cortesía

El grupo nacional Korporación fue duramente golpeado por el coronavirus ya que la agrupación fue disuelta apenas iniciaron las cancelaciones de eventos y los cierres de bares.

Lo bueno es que sus integrantes recibieron la liquidación y las prestaciones por el trabajo que realizaron.

Esa platita ayudó a que el bajista Arturo Midence pudiera ponerse un negocito con el cual ha salido adelante en esta pandemia.

Al lado de su mamá, doña Daysi, el músico invirtió el dinero en un local llamado bar y restaurante Rancho Don Horacio, que está ubicado en el centro de Upala, diagonal al BCR.

El lugar es bien cómodo y la comida sabrosa. Cortesía
El lugar es bien cómodo y la comida sabrosa. Cortesía

“Es un negocio familiar que tengo con mi mamá, que lo remodelamos y en el que nos pusimos a trabajar ahora que estoy retirado de la música. Es uno de los mejores lugares de la zona de Upala, lo reinauguramos hace unos días y aquí vamos para adelante”, dijo el artista, quien trabajó tres años en la desaparecida banda.

A pesar de que sabe que la situación está muy dura para todos, tiene la fe de poder consolidar el restaurante.

“Es duro porque, con las restricciones, tenemos que trabajar solo de 10 de la mañana a 5 de la tarde y es el horario más difícil porque la gente no puede venir después del trabajo a comer o tomarse algo, a pesar de que contamos con todo el protocolo de lavado de manos, toma de temperatura y uso de mascarillas”, señaló Midence.

El bajista espera que la cosa mejore en los próximos días porque, de lo contrario, perderá la inversión que hizo con tanta ilusión.

“Ahora estamos sobreviviendo, la inversión que se hizo no da con estos horarios, si acaso podemos sacar para comer y mantenernos, pero nada más”, dijo.