Farándula

Maromero:“No puede ser que les demos celulares a los niños para quitarnos el problema”

El eterno animador de las fiestas infantiles acaba de lanzar el video de la canción “Periquito”

¿Quién no se sabe, ha bailado o al menos ha tarareado la canción ‘Periquito’, del artista nacional Germán Valverde, mejor conocido como Maromero?

Esa icónica pieza, creada por el eterno animador de fiestas infantiles, acaba de dar un paso muy importante, pues después de 30 años se lanzó el video del tema con Maromero y su Periquito como actores principales.

La producción ya está en Youtube y forma parte del proyecto “El Taller de Maromero”, que revive épocas inolvidables y a la vez representa una oportunidad para que padres e hijos se acerquen, dejen la individualidad de lado y compartan con el artistazo nacional.

Maromero, tata de los cantantes David y Diego Valverde, del grupo Chillax, estudió teatro, tiene una maestría en rehabilitación integral, es profesor de educación física, músico y se las saben de todas, todas a la hora de compartir con niños, incluso en esta época, en que todos están sumergidos en sus videojuegos, celulares y tabletas.

Es por eso que no hay nadie mejor que él para que le eche una mano a los padres que no saben cómo crear vínculos con sus pequeños.

- ¿Cómo nace la idea de hacerle un video a Periquito después de tanto tiempo?

Como a todos, nos tocó reinventarnos por esto de la pandemia, la gente nos llamaba para hacer presentaciones, conciertos y fiestas a través de las plataformas virtuales, era muy difícil porque yo no veía a la gente y costaba más. Ahí fue donde pensamos que podíamos hacer algo para que la gente nos viera y decidimos en familia hacer el video de la canción Periquito, que es la más gustada y que si no la canto en los conciertos, no me pagan.

- ¿Cuánto le costó cambiar a esa forma de trabajar?

Es complicado en mi caso, que no manejo mucho la parte virtual o tecnológica, mi área fuerte son los niños, los jóvenes, los adultos, la recreación, los campamentos y la música. Pero como no entraba casi nada de dinero por la pandemia, había que hacerlo (reinventarse). Entonces aparecieron dos canciones con dos libros, que empezamos a vender. También, a través de una oficina de cultura de un estado de Japón, nos pidieron hacer la canción Periquito en japonés, tirarla en redes y se hizo esa versión en ese idioma y así pudimos recibir un dinerito.

- ¿Es como pasar su música de generación a otra?

Sí, yo recuerdo que un amigo me decía que si ya le di de comer al Periquito porque el Periquito no se podía morir y yo creo que es maravilloso, después de tantos años, que este proyecto de Maromero iniciara en un centro de enseñanza especial en Cartago, estimulando por medio de la música y el juego, de verdad que empezó a mover corazones. Son 30 años de entrega, de alegría, de eventos con desde un niño hasta con 32 mil, a nivel nacional e internacional. Creo que es un momento maravilloso llegar a un mundo virtual que está esperando aprender jugando, que es algo serio, el juego es muy importante en la vida de cualquier persona.

- ¿Cuánto le costó ganarse la confianza de niños y padres?

Maromero fue un proyecto de un grupo interdisciplinario que empezó a hacer las canciones. Carlos Navarro, bajista de Los Hicsos (q.d.D.g), fue el que llegó a la escuela con una guitarra y un acordeón a darle más vida a lo que yo hacía con la guitarra y ahí nace la posibilidad de hacer un casete de cantos infantiles y jocosos para que los padres estimulen en el hogar a los niños con síndrome de down o con parálisis, luego el MEP se entera de nosotros y nos pide que vayamos a las escuelas, era un profesor de educación física, como lo soy yo, y un músico, haciendo un show muy divertido.

Luego hicimos un recorrido por los supermercados Rayo Azul y eso se empezó a transformar en algo bonito, sabían que éramos personas de bien y ya después vino lo de los discos y el reconocimiento en medios de comunicación. Después fue una locura porque nos llamaban de todos lados, incluso dábamos capacitaciones a los animadores de los diferentes restaurantes de comidas rápidas o de parques, se hizo un movimiento fue muy importante.

- ¿Cómo hacer para que un niño se apunte en esta época tan tecnológica?

Lo primero que hay que desarrollar es la atención, que te vea, después que imite y, de tercero, que siga instrucciones, una vez que están las primeras dos, el niño es capaz de que se exprese y que entienda que es importante aprender jugando. Todos aprendemos diferente, los papás y maestros deberíamos saber eso para no enseñarles a todos igual.

No puede ser que les demos las tabletas o celulares para quitarnos el problema. Yo le digo a los padres que un día en la tarde apaguen las luces de la sala, tiren unas sábanas al sillón, un foco y durante 25 minutos cuenten historias para que vean que el chico va a querer seguir jugando. Se podrá estar ocupado, pero siempre hay que sacar el rato para ver qué les gusta y compartir, crecer con ellos.

- ¿Cómo le entra usted a los pequeños de la actualidad?

Tiene que ver mucho con la experiencia, todos los niños son diferentes, yo llego a un lugar y desde que entro veo cómo puedo llegarle al grupo, yo he estado cantando con niños indígenas de Panamá, que apenas hablan español y terminan llorando de la alegría, también con pequeños de Talamanca que terminan cantando y abrazándome, además he estado con niños que tienen toda la tecnología y disfrutan mucho, el asunto es retarlos, que ellos sientan que son los protagonistas, creo que la pasión con la que uno haga las cosas es muy importante porque ayuda a transmitir emociones.

Erick Quirós

Periodista de espectáculos con experiencia en coberturas deportivas. Trabaja en Grupo Nación desde el 2013.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.