Farándula

“Nos ha costado mucho tener espacios de pareja”

Rafael Ramos, sicólogo

Escuchar este artículo

“Nos casamos y muy rápido quedamos embarazados. Luego llegó la pandemia, pasamos juntos todo el día y estamos siempre para la bebé, pero nos ha costado mucho tener espacios de pareja. Esto a veces nos lleva a la rutina, nos ponemos irritables, sabemos que no está bien, pero, ¿cómo hacer ese balance?”.

1. Quiero partir este comentario. Está la idea de que no es fácil, pero aún así mucha gente dice que con la llegada de los hijos se gana en muchas cosas lindas, pero mucho se descompone, esto no lo quiero aceptar como un criterio válido en la vida de pareja de muchas personas.

2. En esto operan muchas cosas, por ejemplo, una de ellas es la frase: “crecen tan rápido que si no se aprovecha esta etapa pasará sin haberla disfrutado”, entonces nos enfocamos en los hijos, toda nuestra agenda, nuestro tiempo, está centrado en ellos. Creo que el problema está en definirnos solo desde nuestra paternidad o maternidad. Claro, es hermosa, pero esta es solo una dimensión de nuestra vida, no podemos olvidar que como individuos tenemos dimensiones del afecto que hay que estimular, pues antes de ser padres somos pareja, tenemos derecho a disfrutarnos.

3. El problema son las ideas de culpa que nos hacen creer que hay que estar ahí, sin pensar en el cómo. Se debe hacer una buena distribución de tiempo, porque sentimos que todo está por debajo de los hijos. Una paternidad y maternidad centrada en desarrollar una sana individualidad y rescatarnos como pareja, crea familias más estables. Aunque suene duro, los hijos no son el centro de una familia, en el centro están todos y se debe respetar todas las dimensiones y facetas de cada miembro de la familia y la pareja.

4. Algunos elementos de revisión importantes pueden ser: ¿No será que hacemos una mala distribución de tiempo? ¿Tenemos estructuras poco solidarias? ¿Alguno de los dos se hace el loco con las responsabilidades? ¿Será que hay temas que no hablamos como pareja y los escondemos en la paternidad o la maternidad? ¿Cómo está el tema de detalles? ¿Cuán flexibles somos? ¿Qué hacemos para mantener la motivación activa?

5. El enfoque es resolver, pues sin soluciones se hace más grave el problema, creando silencio y distancias. Si descuidamos nuestro desarrollo personal, esta fuerza motivacional se va a agotar, nuestra pareja probablemente se va a fragmentar. No son los hijos los que causan el problema, es el cómo los asumimos y esto es un tema de trabajo en equipo para poder crear un buen balance.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.