Rafael Ramos.25 mayo
Niña malcriada.
Niña malcriada.

“Tengo una relación muy bonita con mi novio, él es papá soltero y me llevo muy bien con la hija, pero la chiquita es muy malcriada. Él la consiente en todo y eso hace que discutamos, porque me dice que no se complica la vida y que su forma de ser papá es dejar que la chiquita haga lo que quiera. Por eso terminamos”.

1. Los límites forman el carácter de los niños, les ayudan a integrar un esquema de valores, les permiten aprender normas sociales y a establecer criterios para definir qué es lo correcto y qué no.

2. Ahora, él porqué su novio tiene un patrón tan permisivo es un modelo de crianza en el que se le está diciendo a la niña: “usted haga lo que quiera, yo la voy a complacer”. Esta actitud es de pronóstico reservado. Tarde o temprano se pueden crear problemas a muchos niveles. Cuando usted describe la situación suena razonable que sienta afecto por la niña y que procure tener una muy buena relación, pero él no hace nada, lo cual crea una línea de tensión que pareciera no tiene punto de conciliación, porque acá el tema no es la niña, sino el manejo que hace su novio.

3. Si terminaron porque este es un tema que no se puede considerar, es lamentable, ya que él no quiere modificar hábitos y conductas. Pareciera que la ruptura es razonable, pues no se está conciliando un proceso, que evidentemente va a crear una curva de problemas.

4. El hecho de que un hombre o una mujer tenga hijos previos a una relación no imposibilita en nada el tener una nueva relación, pero se requiere tener la capacidad de escuchar, comprender, evaluar e integrar el tema desde el respeto y la negociación, creando normas de relación que permitan asumir un rol de crianza positivo en la vida de los menores. Si esto no se da, se complican mucho las bases de la relación. Analice la situación y si ya usted tomó una decisión, es hora de asumirla.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr