Erick Quirós.22 abril
Las banderitas rojas están por todo el barrio. Cortesía.
Las banderitas rojas están por todo el barrio. Cortesía.

Así como en casi todo el mundo, el pueblo colombiano está metido en su casa para evitar la propagación del coronavirus, sin embargo, la crisis está tocando seriamente a las familias.

Hernán Soto, un tico que vive en Colombia desde hace 15 años, contó que desde hace varios días empezó a ver paños o banderitas rojas colgadas en las ventanas o en las puertas de muchísimas casas, lo que indica que están pasando necesidades y no tienen ni para comer.

Soto vive en un barrio de Medellín, llamado ciudadela Nuevo occidente, donde habitan alrededor de 80 mil familias y ha llegado a ver la desesperación que tienen por la falta de alimentos.

“Se han recogido diarios entre gente solidaria porque el lugar está lleno de banderitas rojas, cuando las vi me agarró una sensación horrible y me fui para la casa a buscar un poquito de arroz y papitas y les dije a los vecinos que también recogieran, se lo dimos al administrador para que él repartiera a la gente que no tiene nada”, contó.

En los últimos días los habitantes se hartaron de esa condición y se tiraron a las calles a pedir que los escucharan, arriesgando su salud y a que los multaran.

El tico pidió ayuda a su familia en el país para salir adelante. Cortesía.
El tico pidió ayuda a su familia en el país para salir adelante. Cortesía.

“Es mucha gente la que está en la calle porque ya no saben qué hacer, mandaron a alguien de la alcaldía, pero se fue rápido, el problema es que son muchas familias las que están con necesidad y ya va un mes y el gobierno no ha ayudado en nada”, comentó.

La cuarentena obligatoria en el país sudamericano empezó el 20 de marzo y se extendió hasta el 17 de abril, luego se prolongó hasta el 11 de mayo. Por lo que ya tienen más de un mes de no poder salir ni al portón.

A diferencia de Costa Rica, el gobierno cafetero declaró una especie de toque de queda. Implementaron el día de “pico y cédula”, el cual permite salir solamente un día, de acuerdo al último dígito de su número de identificación. Ya sea en vehículo o a pata.

El permiso es para salir a comprar abarrotes, medicinas o hacer alguna diligencia estrictamente necesaria y que se pueda probar, en caso de que lo que pare algún oficial. Si no tiene cómo defenderse, le imponen una multa de un salario mínimo (980 mil pesos) que viene siendo como 144 mil colones.

A los colombianos no les quedó de otra más que tirarse a la calle para pedir comida. Cortesía
A los colombianos no les quedó de otra más que tirarse a la calle para pedir comida. Cortesía

Para salir a trabajar tienen que portar una carta y mostrarla a las autoridades, así como ocurre en Tiquicia cuando hay restricción.

Según cuenta el costarricense, oriundo de Hatillo 2, la mayoría de personas que viven en Nuevo occidente son trabajadores informales que ganan por día, por lo que no tienen de dónde sacar dinero para sobrevivir.

Soto contó que el gobierno prometió una ayuda similar a la del bono Proteger que están dando en Costa Rica, pero les han puesto muchas trabas y no ha llegado.

Él es contratista y trabaja instalando aire acondicionado y cada vez que le sale trabajo obtiene dinero para comprar jamita y salir adelante.

“Yo había hecho unos trabajos y con lo que me pagaron me mantuve los primeros quince días, después nos anularon un contrato y me preocupé, el problema es que aquí se gana muy poco y no rinde para nada”, comentó.

Hernán tuvo que pedir, con toda la pena del mundo, ayuda a su familia en Costa Rica, para no pasar por la misma situación que viven sus vecinos de no tener alimentos.

La comida y ayuda están escasas en Medellín. Cortesía.
La comida y ayuda están escasas en Medellín. Cortesía.
No hicieron caso

El tico asegura que estas medidas tan extremas se tomaron porque los colombianos no hicieron caso de quedarse en la casa cuando llegó la enfermedad al país y por eso rápidamente se extendió.

El Ministerio de Salud del país sudamericano confirmó el jueves que la cifra de contagios ascendió a 4.149 casos confirmados. Además, informó que las víctimas mortales son 196 y que ya se han recuperado 804 pacientes.

“Yo escucho las noticias de allá (de Costa Rica) y veo que mucha gente lo toma igual y no hace caso y esto no es un juego, aquí se llegaron a estas medidas porque lo tomaron así y por eso ya no nos dejan salir a nada.

“Yo creo que aunque esté bajando el número de infectados no pueden salir como si nada, hay que hacer el esfuerzo, los que puedan de quedarse en la casa y los que tienen que salir que se cuiden mucho y tomen todas las precauciones”, aseguró el costarricense.