Redacción .13 septiembre

Un tribunal francés consideró que un trabajador identificado como “Xavier X” murió víctima de un “accidente laboral” al tener un infarto mientras tenía relaciones sexuales con una desconocida durante un viaje de trabajo.

Al estar en un viaje de trabajo se considera accidente laboral. Foto ilustrativa.
Al estar en un viaje de trabajo se considera accidente laboral. Foto ilustrativa.

Los hechos ocurrieron en febrero de 2013. Xavier X, técnico de seguridad, viajó desde su empresa TSO, ubicada cerca de París, Francia, hacia el departamento de Loiret; en el norte del país, con el objetivo de cerrar un contrato para la compañía ferroviaria. Durante su estancia tuvo un encuentro íntimo casual, en el que falleció víctima de un ataque al corazón.

De acuerdo con las leyes francesas, cualquier incidente sufrido por los empleados en viajes de negocios es un “accidente laboral”. Por esto, la familia de Xavier X (quien era casado y tenía hijos) deberá recibir una pensión equivalente al 80% de su salario desde ahora y hasta que se cumpla su edad de jubilación. Además, TSO está obligada a contribuir con estos pagos.

La empresa argumenta que no se puede responsabilizar por la muerte de su trabajador. También señala que el paro cardíaco no está directamente relacionado con su desempeño profesional. Además, declaró que Xavier X no se encontraba en el hotel y en la habitación que le fueron asignadas y que el encuentro sexual fue adúltero.

Los jueces descartaron estos argumentos y alegaron que un empleado que viaja por trabajo es responsabilidad del empleador en todo momento, independientemente de lo que haga el breteador dentro y fuera del horario laboral.

Además, en este caso también se recordó una sentencia de 2016, en la que un tribunal de primera instancia consideró que el “encuentro sexual es parte de un acto normal de la vida”, al mismo nivel que bañarse o comer.