Farándula

“Una vez mi abuelo me tocó, pero yo nunca dije nada y decidí alejarme de él”

Rafael Ramos, sicólogo

“Tengo 38 años y mi abuelo murió hace poco, una vez él me tocó, pero yo nunca dije nada, con el paso de los años tomé distancia y no le hablé más. Cuando murió no fui al funeral y esto no me hace sentir mal, pero mi mamá me ha dicho que ella vive con un gran dolor de que me alejara de mis abuelos, pero mi mamá no sabe nada y no sé si debería decírselo”.

1. Esa decisión le corresponde a usted definirla y cuando se tiene una historia de eventos como estos en la vida, el no trabajarlos y reprimirlos le hacen caminar con un cabo suelto en el alma. Debería buscar apoyo terapéutico para trazar una ruta que le permita cerrar, asumir, integrar, resolver y estar en paz respecto a este tema. Es importante que usted sienta que está resuelto interiormente con el objetivo de interpretar la historia sin que esto le genere dolor o alguna otra afectación emocional.

2. Hablarlo con su madre es algo que debe analizar y darle importancia a un proceso terapéutico, porque en esta decisión pueden operar decenas de variables que le pueden llevar al sí o al no, dependiendo de usted, de la dinámica interna de la familia, de las situaciones imperantes en el entorno familiar. Usted tiene derecho a decidir cómo lo quiere manejar.

3. Definir en virtud de lo vivido, tener cercanía o no con una persona, es un acto de responsabilidad afectiva a nivel personal y usted tiene derecho a esto, precisamente a definir muy bien a qué le suma y que no en la vida. Esta libertad interior la tiene que conservar por encima de la incomprensión de los demás respecto a sus decisiones. Lo que los demás puedan pensar no le tiene que robar la paz, que sea una decisión complicada, no significa que tome una mala decisión.

4. En el silencio de su corazón no puede dejar que pase el tiempo mientras camina con estas heridas emocionales, es bueno trabajarlas y asimilarlas para retomar la vida desde la serenidad y el crecimiento. Busque ayuda y luego valora si debe o no hablarlo con su madre.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.