Erick Quirós.15 septiembre
Camila Soruco y Allan Mora se jalaron una bonita canción fotografía Marvin Caravaca
Camila Soruco y Allan Mora se jalaron una bonita canción fotografía Marvin Caravaca

Camila Soruco tiene 28 años, es oriunda de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, y en una década de carrera ya va por su cuarto disco. Conquistó su país y con el tiempo va extendiendo las fronteras de su música.

La artista está de visita en Costa Rica por primera vez. Vino a promocionar el tema “Quizás”, que interpreta al lado del cantante nacional Allan Mora, líder y vocalista del grupo La Kuarta.

El tico y la boliviana se conocieron gracias a que son parte de la disquera VIP Music y desde que se vieron cayeron en gracia el uno con el otro. La idea es que poco a poco los dos se vayan abriendo campo en el amplio terreno de la música.

Camila se describe como una mujer con mucha energía y buena vibra a la que le encanta cambiar su look a cada rato y enviar a los demás un mensaje positivo. En Costa Rica diríamos que es una chavala pura vida.

“Camila es extraordinaria, con mucho talento y donde hemos ido muestra una energía muy bonita que contagia. Es una artista muy reconocida en su país y viene fuerte al nuestro”, dijo Allan Mora.

La boliviana disfrute el momento que vive. / fotografía Marvin Caravaca
La boliviana disfrute el momento que vive. / fotografía Marvin Caravaca

La Teja habló con la artista boliviana, porque es tiempo de conocerla mejor.

–Cuéntenos un poco de “Quizás”...

Quizás habla de la mujer que quiere divertirse y pasarla bien y, por otro lado, de una persona que ya superó una ruptura y tiene ganas de hacer las cosas bien en medio de la fiesta. La canción tiene un mensaje positivo de que el amor más bonito y el que no abandona es el amor propio. Hasta el momento ha tenido gran aceptación y esperamos que cuando ya estemos con todo y video listo la gente nos acompañe en este gran proceso.

–¿Cómo es el gusto musical en su país?

En Bolivia es parecido, nos gusta mucho la fiesta y como en todo el mundo lo urbano está muy pegado. Se ha convertido en el nuevo pop y hacemos fusiones con música tropical porque también somos muy cumbieros y con esto se llega a nuevo público. Siempre se trata de innovar guiados por las tendencias de la música mundial. Yo comencé con música tropical, bolero, jazz y hasta rock.

En mis discos tengo algo de cumbia argentina, lo presenté allá y quedaron muy sorprendidos porque no creían que una boliviana pudiera hacer algo en lo que ellos son expertos.

–¿Le ha costado mucho crecer en la música?

Yo no nací en cuna de oro y las oportunidades se han ido dando con base en mi progreso y a mi madurez artística y agradezco que sea así porque así es como uno valora más las cosas.

–A veces suena raro escuchar un reguetón sin que se hable de sexo, ¿qué opina de eso?

No hay necesidad de hacerlo, se pueden decir cosas con otras palabras y como uno está dirigido a público joven me encanta que la gente se la pase bien sin necesidad de agredir o cosificar a alguien.

–¿Cuáles lugares nos recomienda de su tierra?

Bolivia tiene su mágico encanto, tenemos el lado occidente, que tiene un paisaje paradisiaco y el calor de Santa Cruz de la Sierra, con gente muy hospitalaria. El salar de Uyuni es un paraíso blanco lleno de sal donde hay construcciones hechas de sal, artesanías, se pueden tomar fotos con perspectiva y se ve hermoso y en Santa Cruz de la Sierra es precioso, la gente que llega no quiere salir de ahí.

–¿Qué acostumbran comer?

Comemos majadito, que es arroz con carne, como una paella pero con carne o pollo y locro que es como una sopa con arroz. Para el té de la tarde arepas, sonso ( que es como tamal de yuca).

Gracias a él. Centrada. Le gustó.
Empezó en la música muy influenciada por su papá, quien falleció cuando ella tenía siete años, pero que la dejó bien encaminada. Luego ingresó a coros en el colegio, de la iglesia y ahí se fue formando hasta recibir una beca en el Instituto Superior de Bellas Artes, una escuela musical muy reconocida en el país sudamericano. “Soy muy de familia, extrovertida y me gustan los deportes. Cuando no hago música estoy moviendo los muebles de lugar, me encanta la moda, siempre me estoy reinventando”, contó. En dos toques Cami se ambientó a Tiquicia. Desde que llegué me he sentido como en mi país”.