Agencia AP.5 junio
Papá e hijo afortunadamente ya se recuperan en casa y lo hacen con la sopita de iguana de doña Fátima Ruiz, la esposa y mamá. AP
Papá e hijo afortunadamente ya se recuperan en casa y lo hacen con la sopita de iguana de doña Fátima Ruiz, la esposa y mamá. AP

Enfermo y acostado en una cama vigilaba a su hijo que apenas podía respirar y a quien tenía que darle de comer en la boca. Y cuando vio morir a su amigo y entrenador, Carlos Aranda, conectado a un respirador en la cama de al lado, se convenció de que el COVID-19 no es un juego.

Esta es la historia de Norman Cardoze, una de las estrellas del béisbol nicaragüense y sobreviviente del coronavirus.

“No es fácil ver a la gente asfixiándose y ahí mismo fallecer. Solo en mi sala murieron como diez. Y desde ahí escuchábamos aquel martilleo… pam, pam, pam… Eran los ataúdes que estaban clavando en la otra sala”, contó.

Cardoze, del equipo San Fernando de la ciudad de Masaya, estuvo cinco días hospitalizado junto a su hijo, el popular jonronero de igual nombre y a quien la enfermedad golpeó más duro. Ambos se recuperan ahora en su casa.

“Lo más triste fue el desvanecimiento y la falta de respiración. También ver a mi hijo tendido en una cama, tener que darle de comer para que no muriera”, relató el deportista, cuya salud y robusta contextura le habrían ayudado a sobrevivir al virus, según su esposa, Fátima Ruiz.

Padre e hijo regresaron enfermos a Masaya el 16 de mayo después de jugar un partido en Bonanza, un municipio minero del Caribe norte, y fueron hospitalizados. Las pruebas confirmaron que tenían coronavirus.

El 17 de mayo fue internado el entrenador Aranda, quien murió intubado el jueves 21. A pesar de eso, el resto del equipo jugó dos partidos más aquel fin de semana (16 y 17).

“Él era mi coach (entrenador) y yo lo vi morir, eso no se lo deseo a nadie”, dijo Cardoze, quien hace un año ingresó al Salón de la Fama del Deporte de Nicaragua, donde el béisbol es el deporte favorito de la mayoría de sus 6,5 millones de habitantes.

El gobierno de Daniel Ortega, que se ha negado a aplicar medidas de distanciamiento social y ha promovido actividades públicas masivas, reportó hasta este viernes 46 muertos y 1.118 contagios. Sin embargo, el grupo no gubernamental Observatorio Ciudadano, formado por médicos y activistas sociales, registraba 805 fallecidos y 3.725 casos positivos.

Además del entrenador y los Cardoze, ocho jugadores del San Fernando reportaron tener síntomas de coronavirus. AP
Además del entrenador y los Cardoze, ocho jugadores del San Fernando reportaron tener síntomas de coronavirus. AP
“Neumonía atípica”

A fines de mayo, el periodista Gustavo Bermúdez falleció en un hospital privado de Managua. Su hija Irma hizo pública el acta de defunción, la cual consignaba como causa de fallecimiento una “neumonía atípica”.

“El doctor me dijo a mí que era por COVID, pero que por órdenes del gobierno ellos no podían poner COVID”, aseguró.

En los últimos días se informó, además, la muerte de al menos 20 figuras ligadas al gobierno y al partido Frente Sandinista, entre ellos cuatro diputados, alcaldes y jefes de policía. El gobierno ha confirmado muchos de estos decesos, pero sin atribuirlos al coronavirus.

“Dicen que no mueren por el virus, pero nosotros a cada rato veíamos pasar a los enfermos en las camillas ahogándose. Y después pasaban cajas y más cajas. Yo miré los cuerpos tendidos, cuando los envolvían en plástico, los amarraban con nudos en los pies y en la cabeza, y sellaban las cajas con clavos. ¿Qué otra cosa más puede ser?”, dijo Cardoze.

Presionados

La muerte de Aranda impactó a la comunidad beisbolera y, por petición de los jugadores, las autoridades decidieron posponer el emblemático campeonato nacional hasta el 26 de junio. Para Cardoze, los juegos deberían cancelarse indefinidamente.

Beisbolistas reportaron que tuvieron que jugar bajo presión, con amenazas de ser expulsados si abandonaban su trabajo. Carlos Aranda Salazar, padre del popular entrenador fallecido, confirmó que su hijo se vio obligado a seguir participando del torneo.

“Su hermana le aconsejó que no asistiera más a los juegos, pero él le dijo que les habían advertido que si no se presentaban los iban a dejar sin salario y los suspenderían dos años”, relató don Carlos, un expelotero que en el siglo pasado recorrió el mundo como miembro de la selección nacional de béisbol.

Don Carlos lamentó no haber podido despedirse de su hijo y dijo estar seguro de que murió de COVID-19. Era un hombre de 58 años, fornido y saludable, que no padecía de nada.

“Cuando vinieron de jugar de Bonanza le comenzó ese dolor en el pecho, en el brazo y ese cansancio que no lo dejaba respirar”, dijo.

El campeonato de béisbol se reanudaría el 26 de junio, aunque los peloteros piden que se suspenda. AP
El campeonato de béisbol se reanudaría el 26 de junio, aunque los peloteros piden que se suspenda. AP

Otros ocho jugadores del San Fernando reportaron síntomas asociados al coronavirus en la misma semana que Aranda fue internado, según la prensa local.

“Dicen que van a reanudar el campeonato, pero eso no está bien, es algo inhumano. Nosotros somos como los payasos del circo mientras un montón de gente sin corazón ni conciencia está exponiendo la vida de los peloteros y de los fanáticos”, protestó don Carlos.

El entrenador del San Fernando fue sepultado por varios de sus familiares en un entierro rápido, característico de los que fallecen por COVID-19 en Nicaragua. Su funeral en el cementerio San Carlos también tuvo tintes dramáticos y surrealistas.

“De madrugada nos llamaron del hospital y nos dijeron que mi tío Carlos había muerto y que teníamos que enterrarlo con urgencia. A esa hora fuimos a comprar la caja (ataúd) y nosotros mismos tuvimos que hacer el hoyo, sin más protección que unos guantes”, contó su sobrino Tommy Aranda.

Cuando llegaron al hospital para retirar el cuerpo se llevaron una nueva sorpresa.

“Nos pidieron la cédula de mi tío y cuando vieron su foto nos dijeron que se habían equivocado, que nos iban a dar a otro difunto. A esa hora volvieron a meter la caja al hospital y nos la devolvieron toda mal clavada, rajada, viera qué triste”, relató el joven.

Con sopita

La familia Cardoze se recupera lentamente en aislamiento. Ruiz, esposa y madre de los deportistas sobrevivientes y quien también resultó contagiada, se esmera en atenderlos cocinándoles sopa de iguana.

“Es lo mejor para levantar las defensas, especialmente para mi hijo, que todavía sigue muy débil”, aseguró.

"La muerte de Aranda se pudo haber evitado si hubieran suspendido los juegos a tiempo. Nadie del equipo se cuidó, no usaron tapabocas, no hicieron caso. Creo que todos se confiaron mucho porque vieron que los partidos seguían jugándose como si nada”, agregó.

Estos casos han hecho reflexionar a muchos sobre la seriedad de la pandemia. Como a Eliécer López, de 27 años, quien trabaja en la construcción y también juega béisbol en Masaya. López dijo que conoció a seis personas que murieron por COVID-19, tres de ellas en su barrio, y que dos de sus amigos están en el hospital.

“Yo no miraba tan grave la situación y siempre iba al estadio. De hecho, el último juego al que asistí fue en la primera semana de mayo. Ahora veo que la suspensión (del campeonato) fue lo mejor que pudieron haber hecho”, comentó.