Internacionales

“El carnicero de los Andes”, el militar que dirigió la matanza de 69 personas, incluidos 20 niños

“Fueron llevadas amarradas y encapuchadas hasta las trincheras y después ejecutadas con armas que llevaban puesto silenciador”, narró Telmo Hurtado

El militar peruano Telmo Hurtado salió del anonimato el 14 de agosto de 1985 cuando, al mando de una patrulla del Ejército, ejecutó a 69 campesinos de la localidad andina de Accomarca, entre ellos una veintena de niños, asegurando que pertenecían a la guerrila Sendero Luminoso.

Apodado el “Carnicero de los Andes” y luego ascendido al rango de mayor en la fuerza,  Hurtado se fugó a Estados Unidos con la complicidad de sus superiores cuando empezaba el siglo 21.

El principal acusado de la llamada “masacre de Accomarca” fue detenido en marzo de 2007 en Miami (Florida), acusado de haber obtenido una visa con falso testimonio. Fue extraditado a Perú en julio de 2011.

Durante el juicio, que duró seis años, reconoció ser el autor de la muerte de 30 de las víctimas pero alegó haber recibido órdenes superiores.

“Eliminar a personas sospechosas de ser subversivas (guerrilleros) era un procedimiento regular en esa época”, declaró Hurtado durante el juicio.

En las audiencias confesó que recibió la orden de asesinar a los campesinos de Accomarca de oficiales de inteligencia, todos dependientes directamente del general Wilfredo Mori, jefe militar de la región Ayacucho, cuna de Sendero Luminoso. Mori negó esa versión en el juicio.

El “carnicero de los Andes” narró que las víctimas “fueron llevadas amarradas y encapuchadas hasta las trincheras y después fueron ejecutadas con armas que llevaban puesto silenciador”.

La justicia peruana condenó a 10 miembros del Ejército, parte de una cadena de mando que va desde el general que dio la orden para masacrar a los habitantes del poblado hasta el entonces subteniente Hurtado, condenado a 23 años de cárcel.

A excepción de Hurtado, hoy de 60 años, el resto de los sentenciados debe ser localizado para su encarcelamiento.

Para el tribunal, siete de los condenados son autores materiales y tres (los altos mandos) son autores mediatos intelectuales de un hecho considerado como “grave violación a los derechos humanos compatible con el delito de lesa humanidad”, según la  sentencia.

Los hechos ocurrieron al inicio del primer gobierno de Alan García (1985-1990), quien participó en 2014 en el juicio como testigo y calificó el hecho como “crimen atroz”.

Hurtado fue expulsado del Ejército en mayo de 1999 a pedido del entonces presidente Alberto Fujimori (1990-2000), encarcelado desde hace 15 años en el marco de una sentencia de 25 años por la muerte de 25 personas en dos matanzas llevadas a cabo durante su lucha contra el terrorismo (1980-2000).

Fue la prensa quien reveló que Hurtado había sido promovido hasta el rango de mayor y estaba activo en un cuartel, pese a hacerse pública su participación en la matanza de Accomarca.

Dicha masacre ocurrió en 1985 en plena guerra de guerrillas que conducía  Sendero Luminoso en los Andes peruanos, y cuando común la denuncia de matanzas de inocentes perpetradas por uno y otro bando con el fin de sembrar el terror.

Una Comisión de la Verdad y Reconciliación estableció en 2003 que existían en Perú unas 4.000 fosas comunes con víctimas del conflicto interno (1980-2000).

El enfrentamiento entre el Estado y los grupos rebeldes dejó unos 70.000 muertos y 21.000 personas desaparecidas.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.