Agencia AP.5 diciembre, 2019
El mal es supercontagioso. Foto Shutterstock
El mal es supercontagioso. Foto Shutterstock

Después de décadas de grandes progresos, la lucha contra el sarampión se está estancando y el número de muertes ha vuelto a aumentar en 2018, advirtieron la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las autoridades sanitarias estadounidenses en medio de brotes desde el Pacífico hasta Europa.

En total, 142.000 personas murieron en el mundo por esta enfermedad en 2018. La cifra es cuatro veces menor que en 2000, pero un 15% más que en 2017, y en su mayoría son niños.

Se trata de uno de los virus más contagiosos, que puede permanecer en una habitación dos horas después de que una persona infectada haya fallecido, y que ha resurgido con epidemias en los cinco continentes desde 2018, sobre todo en ciudades o vecindarios con bajos niveles de vacunación.

Sarampión
Sarampión

Las pequeñas islas de Samoa en el Pacífico Sur actualmente luchan contra la epidemia: cuentan 62 muertes desde octubre, y casi todas de niños menores de cuatro años. Las autoridades cortaron el acceso al archipiélago y lanzaron una campaña de vacunación puerta a puerta el jueves.

En los países con más plata casi no se presenta. Foto Shutterstock
En los países con más plata casi no se presenta. Foto Shutterstock

Cinco países han concentrado casi la mitad de los casos en 2018: República Democrática del Congo, Liberia, Madagascar, Somalia y Ucrania, según un informe publicado por los estadounidenses Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

En los países ricos, el sarampión mata poco o nada. Pero en la República Democrática del Congo, el sarampión mata el doble que el Ébola: 5.000 muertes ese año.

El virus se expande fácilmente. Israel importó un centenar de casos de otras partes, como Filipinas y Ucrania. Desde allí, algunos viajeros infectados transmitieron la enfermedad en los barrios judíos de Nueva York y contribuyeron a la epidemia más grande en Estados Unidos desde 1992.

“Todos saben que existe una vacuna segura y efectiva contra el sarampión en todas partes desde hace 50 años”, dijo Kate O’Brien, directora de inmunización de la OMS, en una conferencia de prensa. “Realmente es un fracaso colectivo ver estos brotes”.