Karen Fernández.5 mayo

“Nunca es un buen momento para enfermarse, pero este es el peor”, comentó el presidente ejecutivo de la Caja, Román Macaya, para describir la caótica situación sanitaria que viven los hospitales nacionales debido a la proliferación de casos covid.

Por aire o tierra se hacen los traslados de pacientes pero no hay dónde ubicarlos en los hospitales. Foto: CCSS
Por aire o tierra se hacen los traslados de pacientes pero no hay dónde ubicarlos en los hospitales. Foto: CCSS

Macaya está preocupado, ya que 65 pacientes esperaban este miércoles ser asignados a una cama covid-19 apropiada para tratar sus casos. De estos siete son pacientes críticos, 36 severos, 12 moderados, nueve leves y uno especial.

“Son de todo el país, requieren de una cama adecuada o específica, pero no contamos con la cama”, reconoció Macaya.

Según el presi de la Caja, los ingresos diarios de pacientes superan la cantidad de camas disponibles para covid-19, tanto en UCI como en salón. Actualmente 1 de cada 5 camas están ocupadas por un paciente con coronavirus. Además, entre el 25 de abril y el 1 de mayo se registró un nuevo ingreso hospitalario cada 12 minutos.

“Son 65 almas en vuelo que necesitan aterrizar y buscan pista, con poco combustible”, explicó, por su parte, el doctor Marco Vargas, jefe del Ceaco.

El gerente médico Mario Ruiz dijo que se ha hecho todo lo posible para fortalecer y ampliar la cantidad de camas, equipos y personal.

Exhaustos

“El personal ha puesto alma, vida y corazón y sigue doblando jornadas pese al cansancio que implica 14 meses de enfrentar la pandemia desde la trinchera de los servicios de salud. Es doloroso tener pacientes en espera y no poder darles la mejor atención”, dijo Ruiz.

Traslado de pacientes este miércoles 5 de mayo 2021. Foto: Cortesía CCSS
Traslado de pacientes este miércoles 5 de mayo 2021. Foto: Cortesía CCSS

Las camas que quedan libres ya están comprometidas con pacientes que están esperando el traslado de emergencias o ser internadas en un salón del hospital en el que se encuentran.

“El personal sigue dando la milla extra, pero las extenuantes jornadas están minando sus fuerzas físicas y mentales pues sigue sometido a una demanda que no para de crecer y eso mina su disponibilidad para atender a quien lo requiera sea por covid o no”, agregó el gerente médico.

“Este virus es tan débil afuera que lo vencemos con agua y jabón, mascarilla y distanciamiento, pero una vez que ingresa al cuerpo es capaz de producir la muerte” advirtió Ruiz.