Nacional

92% de los choferes ticos dice manejar muy bien, ¿qué opina un tráfico pensionado?

92 de cada 100 choferes aseguran que manejan muy bien, pero exoficial de tránsito dice que son muy confiados

En Costa Rica, 92 de cada 100 choferes aseguran que manejan “bien o muy bien”. ¿Será así en la realidad?, ¿se ve eso reflejado en las carreteras?

El exoficial de Tránsito Fernando Martínez, famoso por aplicar la ley como Dios manda, lo ve de otra forma y asegura que el exceso de confianza podría resultar negativo. “Los vehículos son armas que matan igual que las pistolas”, enfatiza.

Una encuesta hecha por la empresa Unimer, en mayo pasado, a 211 conductores --hombres y mujeres mayores de 18 años-- revela que la gran mayoría se creen muy buenos al volante. Algo así como Dominic Toretto, el de Rápidos y Furiosos.

Únicamente 6 de cada 100 dijeron que no eran “malos, ni buenos”; uno de cada 100 reconoció ser “malo o muy malo” y el otro 1% no respondió.

Al preguntarles cómo calificaban la forma de manejar de los otros choferes, 52 de cada 100 dijeron que no son “ni buenos, ni malos”; 16 de cada 100 los calificaron “malos o muy malos”; 24 de cada 100 dijeron que manejan “bien” y cinco de cada 100 que “muy bien” (un 3% no contestó).

Los males. Fernando Martínez, a quien llaman “Puerto”, conoce a los choferes del país al dedillo porque durante 23 años fue oficial de Tránsito, luego evaluador de pruebas de manejo y ahora, ya pensionado, tiene su escuela de manejo.

“Los choferes de Costa Rica tienen un problema: la mayoría se confía y ya porque se sienten muy capaces, sobre todo los que tienen diez, quince o veinte años de manejar, se atreven a hacer cosas indebidas como manejar a altas velocidades”, explica.

“Siempre les digo a las personas a las que les enseño a manejar que después de que el vehículo sobrepasa los 80 kilómetros por hora ya uno no maneja el carro, sino que el carro lo maneja a uno”, añade.

Puerto nos hace ver una costumbre muy extendida: manejar con una sola mano en el volante. “Si se les llega a estallar una llanta, por ejemplo, no van a poder controlar el carro”, advierte.

“Las personas que no se confían y no se consideran tan buenos conductores son precisamente los más precavidos y probablemente los que tengan menos accidentes”, manifestó.

Mucho estrés. Al consultar a los encuestados por las principales causas de accidentes, 60 de cada 100 dijeron que la falta de consciencia y de responsabilidad; 46 de cada 100 el exceso de velocidad; 44 de cada 100 lo atribuyeron al celu; 43 de cada 100 al uso de drogas y 33 de cada 100 a los descuidos.

Al preguntarles si les estresa manejar en las calles nacionales, 43 de cada 100 dijeron que no, 25 de cada 100 reconocieron que sí; 20 de cada 100 lo ven como un reto y 12 de cada 100 lo ven como un riesgo.

“El estrés con el vive la gente y con el que maneja es mucho. He notado que quienes transitan en bici, moto, carro, bus, camión, tráiler, o lo que sea, no quieren ir de segundos, es como si necesitaran ir de primeros en todo y por eso quieren adelantar, pasar antes de los demás, no dan campo, les pitan a los otros. Esa cultura tan mala causa accidentes”, aseguró Martínez.

Celu peligroso

Como los choferes encuestados dijeron que el celular es una de las principales causas de accidentes se les consultó si ellos lo han usado al volante y ojo: 25 de cada 100 dijeron haber escuchado mensajes de voz; 18 de cada 100 han enviado mensajes de voz; 16 de cada 100 hicieron llamadas sin manos libres ni altavoz; 13 de cada 100 han leído mensajes de texto; 4 de cada 100 han tomado fotos y 65 de cada 100 asegura nunca haber hecho nada de esto con el celular.

“El celular es un artefacto que llegó a ayudar, pero genera mucha distracción, no solo se trata de hablar por teléfono, muchos choferes hasta mandan mensajes de texto y sueltan por completo el volante para hacerlo”, nos recuerda el exoficial.

“No se trata de ir despacio o no usar el celular por evitar una multa o un choque porque al final de cuentas el parte se paga y el carro se arregla. Los accidentes de tránsito dejan daños permanentes en las personas, les cambian la vida y en muchos casos las personas mueren en ellos, no es un juego”, dijo.

“El estrés con el vive la gente y con el que maneja es mucho”.

—  Fernando Martínez, extráfico
Rocío Sandí

Rocío Sandí

Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana; Periodista de la Universidad Internacional de las Américas, con experiencia en Sucesos, Judiciales y Nacionales. Antes trabajó en La Nación y ADN Radio.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.