Shirley Sandí.26 mayo

Marco Castillo, unos de los activistas LGTBIQ más reconocidos del país, se casó este martes a las 8 de la mañana en el Juzgado de Familia de Desamparados.

Marco Castillo y Rodrigo Marín se casaron este martes.
Marco Castillo y Rodrigo Marín se casaron este martes.

Castillo contrajo matrimonio con su pareja de hace seis años, Rodrigo Campos, aprovechando que este martes es el primer día en Costa Rica que es legal el matrimonio igualitario.

Aunque planeaban hacer un matrimonio con desayuno, celebración y danzas tipo campesino, la pandemia del COVID-19 no lo permitió.

Dentro del lugar ambos se dieron el beso de rigor cuando lo anunció la jueza Maureen Solís, pero luego tuvieron que ponerse mascarillas como medida de protección.

“¿Acepta usted como su esposo a Marco Antonio Castillo Rojas para cuidarlo, amarlo, protegerlo, acompañarlo cuando la vida lo trate bien y apoyarlo cuando la vida no resulte lo que ustedes esperan?”

Acá la pareja con el acta de matrimonio. Fotos: Mayela López
Acá la pareja con el acta de matrimonio. Fotos: Mayela López

“Acepto”, dijo Rodrigo.

La misma respuesta dio Castillo a igual pregunta.

“Por la autoridad que me confiere el ordenamiento jurídico costarricense, en virtud de que a partir del día de hoy rige la inconstitucionalidad del inciso 6 y artículo 14 del Código de Familia, los declaro unidos en matrimonio civil”, dijo la jueza, y luego siguieron los aplausos de los presentes.

“Rodrigo, este anillo significa lo que vamos a vivir de hoy en adelante, que no se diferencie mucho a lo que hemos vivido, pero ahora respaldados por el Estado, por la gran lucha que hemos dado por la equidad social", fueron las palabras de Marco cuando le puso el anillo a su pareja.

“Marco Castillo, este anillo es símbolo de la fraternidad, del amor, la solidaridad y el derecho que hoy tenemos de ser ciudadanos de primera categoría. Te amo”, le dijo Rodrigo.

(Video) Marco Castillo, activista gay y notario que casó dos mujeres 2015, contrae matrimonio

No sean tradicionales

La jueza a cargo del acto, Maureen Solís, explicó lo que ella piensa de estas uniones civiles.

“La homosexualidad ha sido vista a lo largo de la historia como pecado, delito, enfermedad mental, opción de vida y derecho humano. En cada uno de esos momentos esas visiones se reflejan en la legislación. Costa Rica aún está en la transición de reconocer la orientación sexual como un derecho humano.

"La orientación sexual es solo una pequeña parte de los seres humanos”, indicó la jueza, quien aseguró que no objetó a la conciencia (rechazo a realizar dicho matrimonio), porque el mundo se divide en quienes creen en Dios y quienes no.

“No es posible imponer a alguien una determinada religión (...) La relación con Dios es personal, nadie debe meterse. ¿De cuál familia tradicional estamos hablando? La visión que yo tengo como jueza de familia es: la familia donde ocurren feminicidios, donde abunda el abuso sexual, niños y niñas que nacen fuera del matrimonio y donde hay que buscar a los hombres hasta debajo de las piedras para que asuman su responsabilidad. La mayoría de los hijos en este país nacen de madres no unidas en matrimonio”, dijo contundentemente la jueza.

“Por favor no sean una familia tradicional”, Maureen Solís, jueza de familia.
El recinto fue pequeño, no se cumplieron las normas de distanciamiento social. Fotos: Mayela López
El recinto fue pequeño, no se cumplieron las normas de distanciamiento social. Fotos: Mayela López
Molote

La unión entre Marco y Rodrigo se dio entre un molote de periodistas y fotógrafos en el Juzgado. Luego, según indicaron, no irían de luna de miel.

Los invitados estuvieron presentes de forma virtual, mediante la plataforma Zoom.

“Pienso que hemos subido un peldaño muy importante en la equidad social y que el hecho de que Rodrigo y yo podamos venir a un juzgado y casarnos significa que hemos progresado en la ley, ahora hay que progresar en la sociedad, buscando la equidad y eso nos da impulso para seguir adelante en otras luchas sobre el respeto que merecemos quienes tenemos una orientación sexual e identidad de género diferentes”, aseguró Castillo, quien hace 10 años había dicho que no sería posible que el matrimonio igualitario llegara a Costa Rica.

Hoy es la primera nación centroamericana y la número 29 en el mundo en implementarlo.

La pareja vive en San José, en barrio Gozález Lahmann. Fotos: Jorge Navarro
La pareja vive en San José, en barrio Gozález Lahmann. Fotos: Jorge Navarro

A quienes no están de acuerdo con este tipo de uniones, les dijo: “nosotros no nos metemos con sus derechos. Les insto a la fraternidad, a la solidaridad y la equidad. Les insto a que si son religiosos, hagan caso su religión cristiana que habla de amor y a no juzgar.

"Que reflexionen, en todas las familias hay personas de la diversidad sexual y eso hace que tengamos que aceptar y respetar”, insistió el abogado.

Su pareja, Rodrigo, hizo un llamado a tener respeto por su condición.

“Ya no son una minoría sino una ciudadanía reconocida”.

La jueza Mauren Solís expuso sus argumentos para llevar a cabo la unión civil. Fotos: Mayela López
La jueza Mauren Solís expuso sus argumentos para llevar a cabo la unión civil. Fotos: Mayela López

Ambos indicaron que por el momento no planean adoptar hijos, pero que sí se han planteado la idea.

Agregaron que las metas próximas por las que pelearán serán que las personas trans puedan vivir en sus hogares, tener empleos y no ser expulsados de sus lugares de estudio.

La otra lucha será que se tipifiquen los crímenes por discriminación.

“Hay gente que mata a gais, trans y viola lesbianas como crimen de discriminación”, aseguró Castillo.

La unión se dio en el Juzgado de Familia de Desamparados.
La unión se dio en el Juzgado de Familia de Desamparados.
Ahora pueden rajar que son esposos con todas las de la ley. Fotos: Mayela López
Ahora pueden rajar que son esposos con todas las de la ley. Fotos: Mayela López
Marco Castillo es una de las personas que más peleó porque este momento se diera en Costa Rica. Fotos: Mayela López
Marco Castillo es una de las personas que más peleó porque este momento se diera en Costa Rica. Fotos: Mayela López