Eduardo Vega.3 noviembre, 2019

Este 30 de noviembre los 410 mil pensionados de la Caja recibirán el pago del aguinaldo 2019, según confirmó Ubaldo Carrillo, director de Pensiones de la institución.

El aguinaldo lo recibirán 285 mil pensionados del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) y 125 mil del Régimen No Contributivo (RNC).

Para este año aumenta el número de beneficiarios en 21 mil en relación con el año anterior, esto significa un crecimiento de 15 mil pensionados de IVM y 6 mil de RNC.

Miles de millones de colones andarán en nuetras calles a partir del 30 de noviembre por el pago de aguinaldos de la Caja. Foto Mayela López.
Miles de millones de colones andarán en nuetras calles a partir del 30 de noviembre por el pago de aguinaldos de la Caja. Foto Mayela López.

La Caja ha cumplido fielmente con este compromiso desde hace 70 años: “Por siete décadas consecutivas el IVM ha honrado puntualmente su obligación de pago del décimo tercer mes a sus pensionados”, confirmó Carrillo.

La millonada que pagará en aguinaldos la Caja este 2019 es de ¢87.258 millones distribuidos así: ¢77 mil millones en el IVM y ¢10.258 milones en el RNC.

El monto total destinado al aguinaldo de los beneficiarios de pensiones contributivas IVM creció en un 13.2% al pasar de ¢68 millones a ¢77 mil millones, respecto al 2018.

Las autoridades de la Caja recomiendan mucho cuidado a todos los pensionados al momento de sacar el dinero de los cajeros automáticos o de realizar compras, y no confiar claves o tarjetas de débito a personas desconocidas.

Por estos días nuestros abuelitos deben andar bien pellizcados con su platica, sobre todo cuando llega la época de los aguinaldos, porque es cuando más ratas salen a buscar estafarlos y por estos días usan las tecnologías, sea por medio de correo electrónico, mensajes de texto y hasta llamadas telefónicas.

¡Pele el ojo!

Consultamos a Impesa-Fintech, empresa que se encarga de dar soluciones tecnológicas en el sector financiero y lo primero que nos dice es que “nuestros adultos mayores suelen estar atrasados en las cadenas de conocimiento, de información y de prevención.

“En Impesa estamos convencidos de que ellos tienen que estar siempre alertas para evitar que sean blanco fácil de timadores, de estafadores que se aprovechan de la buena voluntad y el limitado acceso a información preventiva de este sector de nuestra población”, explicó Johnny Robles, director de Tecnología de esta FinTech costarricense.

Las ratas que quieren robarle su aguinaldo van a saltar por todos lados, así que tenga mucho cuidado. Foto únicamente con fines ilustrativos.
Las ratas que quieren robarle su aguinaldo van a saltar por todos lados, así que tenga mucho cuidado. Foto únicamente con fines ilustrativos.
Consejos útiles

Deben evitar ingresar a enlaces (links) enviados por sus contactos por medio de redes sociales, correos o WhatsApp. ¡Ojo! Estos links pueden ser virus disfrazados y lo que buscan es hacerle creer a las víctimas que ganaron una promoción o que tienen que actualizar su sistema operativo.

Los abuelitos no debe brindar datos personales por teléfono; es mejor que sean desconfiados y ante la duda es mejor que consulte con un familiar en quien confía y que conozca de la materia. Deben evitar revelar números de tarjetas de crédito o débito, claves o el pin del cajero.

La persona mayor de 60 años debe guardar sus claves o pines; no las tiene que dejar a la vista de nadie. También, tiene que recordar tener las tarjetas en un lugar seguro para que no le clonen el plástico. No debe utilizar la misma contraseña para diferentes cuentas.

Para quienes realizan compras en un comercio no deben perder de vista la tarjeta. Los adultos mayores deben pedirle al mesero que le lleve a su mesa un datáfono o, mejor aún, si cancela la cuenta directamente en la caja.

No devuelva llamadas

Si el adulto mayor recibe una llamada supuestamente de un banco es importante que pida el nombre de la persona y el departamento para el que trabaja. Luego, el adulto mayor debe cortar la llamada, no debe llamar al número que le dieron porque otro estafador va a atender; más bien debe llamar a la central de su banco y explicar lo que le acaba de ocurrir.

No se deben contestar números desconocidos o privados, ni mucho menos devolver llamadas de números desconocidos. Y no debe devolver llamadas perdidas, en especial aquellas que comienzan con prefijos internacionales como +386. Se trata de un nuevo modelo de estafa internacional.

No se debe dar información privada ni personal si alguien llama diciéndole al adulto mayor que ganó un concurso. Debe siempre desconfiar de un vocabulario popular. Ningún oficial de servicio de una entidad financiera tratará a su cliente de manera familiar o con sobrenombres; además, deben asegurarse de cerrar sesiones en computadoras o en los cajeros automáticos.