Bryan Castillo.22 octubre, 2019
Las esferas fueron subidas por una grúa para luego meterlas por el hueco que tiene el edificio en el centro. Foto: INS.
Las esferas fueron subidas por una grúa para luego meterlas por el hueco que tiene el edificio en el centro. Foto: INS.

El nuevo edificio de la Asamblea Legislativa, que estaría listo entre enero y febrero del próximo año, ya cuenta con sus primeros adornos.

Este martes fueron llevadas hasta ahí cuatro esferas precolombinas que estaban en la sede del Museo Nacional en Pavas.

De acuerdo con Marlyn Calvo, jefa del Departamento de Protección de Patrimonio del Museo Nacional, las esculturas fueron recuperadas en el 2010 tras un decomiso en Heredia y en el 2018 luego de que una familia en Escazú las “donara”.

“Estaban en jardines de casas, se recuperaron y ahora estarán en la Asamblea a través de un préstamo de patrimonio que le hicimos a ellos luego de enviarnos la solicitud a principio de este año”, comentó Calvo.

Estas obras de arte hechas por los indígenas del sur país entre los años 500 y 800 después de Cristo, pesan entre 1.577 kilos y 2.900 kilos y sus diámetros van desde un metro hasta 1,25 metros.

Gran trabajo

Para trasladarlas se contó con el apoyo del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), que puso a disposición camiones para moverlas, además el Instituto Nacional de Seguros (INS) las aseguró hasta por ¢200 millones.

Las esferas fueron dejadas al costado este del nuevo recinto, desde ahí una grúa con una capacidad máxima de 4.000 kilos se encargó de levantar por 78 metros cada una de las piedras para luego meterlas por el “hueco” que tiene la estructura al centro.

Después de ese paso bajaron nuevamente para ser colocadas en la primera planta.

Ahí serán instaladas en un jardín que tendrá la nueva Asamblea.

Las esferas fueron trasladadas en plataformas. Foto: INS.
Las esferas fueron trasladadas en plataformas. Foto: INS.