Nacional

Estudiante de Upala: “Atraso educativo en zonas rurales es tres veces peor que en Valle Central”

Ministerio de Educación Pública le propondrá al Consejo Superior de Educación unas pruebas en noviembre y diciembre que solo sirvan para saber cómo anda la educación y que no afecten la nota del estudiante

Escuchar este artículo

Yuliana Alfaro Chacón es estudiante del Colegio Técnico Profesional de Upala y asegura que las zonas rurales del país no tienen la preparación adecuada para hacer las pruebas FARO, el bachillerato o cualquier tipo de examen que el Gobierno quiera utilizar como mecanismo de evaluación.

Ella es un fiel reflejo de lo duro que la han pasado estudiantes del país, especialmente de la zona rural.

“El atraso educativo en zonas rurales es tres veces peor que en el Valle Central”, advierte la estudiante de la sección 12-2 del CTP-Upala.

Yuliana Alfaro Chacón, estudiante del Colegio Técnico Profesional de Upala (CTP-Upala), asegura que las zonas rurales del país no tienen, y por mucho, la preparación adecuada para hacer pruebas FARO

La upaleña nos hace un recuento de lo que fueron sus cinco años anteriores en la educación pública costarricense.

“Comenzamos con el 2017 y todo bien ese año, perfecto, clases puntuales y educación excelente. Llegó el 2018, entré a segundo y se vivió la huelga de maestros que duró 93 días, o sea, medio año perdido. Cuando volvimos a clases se trató de cubrir el programa y lo que faltó se recargó para el 2019.

“Entré en el 2019 a tercer año y hubo huelga de estudiantes, eso significó que no se logró completar la materia de tercer año y tampoco la que se arrastraba de segundo. En el 2020 llegó cuarto año con arrastre de contenidos de segundo y tercer año. Arrancó la pandemia y todo se complicó. En los primeros seis meses del curso lectivo, prácticamente no se vio nada de materia y el resto del tiempo algo se pudo ver. Digamos que del cien por ciento de la materia se pudo ver el 25%”, explicó

En el 2021, Yuliana ingresó a quinto año, seguía en pandemia y la virtualidad, pero en el CTP-Upala de cada 100 estudiantes solo 20 tienen acceso a Internet, compus o celus para llevar las clases.

“Llega el 2022 y estoy en sexto año, arrastrando la materia que no vi en décimo y undécimo. De hecho, actualmente estoy viendo materia de cuarto, quinto y sexto año, todo al mismo tiempo, así estamos todos mis compañeros, por eso, en las pruebas FARO del año pasado, en el CTP-Upala, de 125 estudiantes solo tres ganaron todo, Ciencias, Español y Matemáticas.

Aplicación pruebas FARO 2021. Prensa Mep.

“No estamos en tiempos de hacer exámenes FARO o bachillerato porque los estudiantes e incluso los docentes, no tienen la preparación suficiente. A una clase virtual, el año pasado, en mi grupo de 30 estudiantes, solo tres tenían acceso y se conectaban a diario”.

“La desigualdad académica y la brecha digital es una realidad en la educación costarricense, la cual afecta de manera directa a los estudiantes. Es fundamental que el ministerio de Educación y el Consejo Superior de Educación busquen la mejor manera de integrar los conocimientos rezagados de una forma eficaz y óptima. Brindando una verdadera educación accesible y de calidad para todos los estudiantes de instituciones públicas a nivel nacional”, concluyó la estudiante de Upala.

Exceso de estrés

Karolayn Torres Rojas, tiene 17 años y está en quinto año, en la sección 11-1 del liceo Ricardo Fernández Guardia de Desamparados. El año pasado hizo las pruebas FARO y las perdió todas.

La mamá de Karolayn, Karla Rojas, quien es educadora, nos contó que la presión que ha vivido su hija por las pruebas FARO ha sido enorme, un estrés tremendo porque sabe que si no gana FARO no se gradúa.

“Ninguno de los estudiantes de quinto año, hoy por hoy, está listo para realizar exámenes. Los últimos cuatro años han sido muy complicados para la educación costarricense. En donde estudia mi hija se quedaron muchos estudiantes en FARO y es por la propia realidad educativa. Esos muchachos no están bien preparados”, explica doña Karla.

En tiempos de pandemia la desamparadeña le ponía bonito, pero muchos temas no se lograron abarcar ni en 2020, ni en 2021.

Doña Karla lo vive como educadora y como mamá.

“Es demasiado el estrés para los muchachos, hay demasiada materia que deben ver y el tiempo no alcanza. Son 14 materias que todas tienen tareas, exámenes, proyectos finales. En mi caso uno hasta tiene que correr fechas porque la materia que uno da pega con la de otro profesor en fechas de exámenes, por ejemplo. Igual le pasa a mi hija”, asegura doña Karla.

MEP presentará propuesta

Este lunes 30 de mayo, el ministerio de Educación Pública (MEP), anunció que presentarán al Consejo Superior de Educación una propuesta para cancelar la convocatoria de escuelas y colegios a las pruebas FARO que se deben realizar en junio.

“Dentro de la propuesta, se contempla la cancelación de las convocatorias de primaria y secundaria, programadas del 15 al 17 de junio y del 29 de junio al 1° de julio, respectivamente.

Aplicación pruebas FARO 2021. Prensa Mep.

“Asimismo, se propondrá al CSE la modificación del Reglamento de Evaluación de los Aprendizajes, para que las pruebas aplicadas en noviembre y diciembre de 2021 se empleen como diagnóstico, sin afectar la nota final de los estudiantes.

“El MEP lleva a cabo una revisión integral de las pruebas estandarizadas y una vez concluido presentará el resultado de este análisis al Consejo Superior de Educación”, explica el MEP.

Nada de exámenes

Doña Gilda Montero, quien fue miembro del Consejo Superior de Educación hasta el pasado 16 de mayo y quien es la actual presidenta de la Sindicato Nacional de Educadores Costarricenses (ANDE), confirma que los muchachos no están preparados para hacer FARO.

“Desde el 2020, solicité que no se aplicara FARO, por las condiciones de pandemia, solicite lo mismo para el 2021 y no fue acogida ni solicitud. Ocurrió la novela FARO que ya todos conocemos. En este momento los jóvenes no están en condiciones óptimas para aplicar una prueba estandarizada.

“ANDE no cree en las pruebas estandarizadas, lo que han venido a hacer es poner a los jóvenes en análisis de comparación con los niveles que establecen los resultados PIZA y CERSE (tipos de exámenes que evalúan el conocimiento).

Por años, se ha buscado en Costa Rica copiar modelos extranjeros en metodologías y evaluación. Nuestra propuesta es utilizar instrumentos que midan efectivamente el logro de los aprendizajes, en lugar de desgastarnos en imitar lo que está tan alejado de nuestra realidad”, asegura Montero.

Eduardo Vega

Periodista. Bachiller en Análisis de Sistemas de Información. Egresado del posgrado en Comunicación de la UCR. Miembro activo de la Federación de Periodistas Deportivos de América y miembro activo de la Asociación Internacional de Prensa Deportiva.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.