Eduardo Vega.26 octubre, 2020

La canadiense Keeyah Lynn, de 46 años, dejó su vida de bruja blanca para convertirse en religiosa católica y desde hace varios años ayuda al sacerdote Platón Angelakis en sus exorcismos y en el trabajo de mantener en su encierro a la muñeca Annabelle.

Gracias al tico Israel Barrantes, fundador de Investigación ParanormalCR, logramos contactar a Keeyah.

Keeyah es hermana, usa hábito, pero también puede andar en ropa particular, eso es diferente a las monjas. Cortesía.
Keeyah es hermana, usa hábito, pero también puede andar en ropa particular, eso es diferente a las monjas. Cortesía.

Hablamos por medio de Zoom con la hermana Lynn, ordenada por la santa orden de San Miguel Arcángel con la Iglesia Católica Nacional Mexicana en Canadá.

Asegura la exbruja que en una de las visitas a la muñeca Annabelle, cuando volvió a casa, su hijo comenzó a vomitar sin parar. Cortesía.
Asegura la exbruja que en una de las visitas a la muñeca Annabelle, cuando volvió a casa, su hijo comenzó a vomitar sin parar. Cortesía.

¿Es usted monja?

No, soy una hermana. Fácilmente la gente se confunde porque nos vestimos igual. Una monja cumple con diferentes votos: castidad, pobreza, en ocasiones silencio. Yo hice lo que se conoce como votos menores porque soy mamá.

Después de criar a mi hijo y que él se fue de la casa a hacer su vida hice mis votos de servirle a Dios, pero no vivo como lo hace una monja en un convento, por ejemplo.

¿Era de verdad una bruja?

¡Claro! Antes de ser monja era una bruja blanca, incluso ayudé a la Iglesia católica como clarividente en distintos casos, contando lo que sentía, las energías que recibía, haciendo lecturas paranormales de situaciones especiales.

También soy enfermera, participé en exorcismos y me tocó hacer labores de registrar los signos vitales, hacer el historial médico. Me sentaba junto al poseído y le iba diciendo al sacerdote si yo sentía algo especial con respecto al poseído que él debería saber.

El padre Angelakis y la hermana Keeyah, junto al espejo maldito de la hacienda Mytles en el Museo de lo Oculto. Cortesía.
El padre Angelakis y la hermana Keeyah, junto al espejo maldito de la hacienda Mytles en el Museo de lo Oculto. Cortesía.

Lo que hacía ayudaba, mas sentía yo que no era suficiente. Entendí que había un llamado a hacer algo más y poco a poco crecía ese llamado. Lo analicé profundamente y comprendí que lo mío era ser hermana. Dios me llamó a eso.

¿Qué hace una asistente en un exorcismo?

Observo todo lo que puedo, los signos de angustia, tomo signos vitales. Participo totalmente en el ritual. Durante un exorcismo hay una gran cantidad de oraciones que ocupan decirse y tener su respuesta, entonces, el sacerdote, en este caso Angelakis, lee una línea y yo le respondo con otra.

También pongo las manos sobre el poseído o sobre los objetos benditos. Rezo por la persona a quien le están practicando el exorcismo y busco la mejor sintonía posible con mis dones. Como soy católica se me conoce como mística, no clarividente. Tengo una certificación de mis dones dada por tres arzobispos, es un honor tener un título así.

El Museo de lo Oculto de los Warren, no solo tiene a la muñeca Annabelle, también hay cientos de objetos poseídos. Cortesía.
El Museo de lo Oculto de los Warren, no solo tiene a la muñeca Annabelle, también hay cientos de objetos poseídos. Cortesía.

¿Está empezando en esto de los exorcismos?

He estado haciendo exorcismos por quince años. Antes trabajé en cuidados intensivos neonatales. Como era enfermera de emergencias la Iglesia católica otorga la autoridad para que podamos bautizar en una situación de emergencia porque el sacramento debe darse antes de que fallezca el bebé. El bautismo es un rito de exorcismo, por eso tengo mucha experiencia.

¿Fue poseída alguna vez durante un exorcismo?

Gracias a Dios hasta ahora no.

¿En algún momento sintió que podía morir durante un exorcismo?

Nunca lo sentí, al menos no hasta hoy. Hay que estar muy bien preparada y tener un excelente equipo de trabajo, se debe ser muy unidos como Angelakis y yo, para hacer un equipo poderoso con el líder más fuerte que existe: Dios.

¿Siente que nació para ser monja exorcista?

Nunca pensé que sería una religiosa, pero por extraño que parezca, tengo un recuerdo claro de los sueños de niña en los cuales estaba ya mayor y llevaba un hábito que era un poco extraño. En mi familia no éramos católicos ni de ninguna iglesia. Quién sabe, quizás esos sueños fue Dios plantando la idea de que algún día usaría el hábito.

La película de la muñeca maldita Annabelle es una de las más taquillera de la historia. Archivo.
La película de la muñeca maldita Annabelle es una de las más taquillera de la historia. Archivo.

¿Cómo se prepara para un exorcismo?

Me preparo descansando. Trato de recibir información antes de entrar. Tomo un baño con sales benditas, aceite bendito y agua bendita. Siempre me preocupo por recibir el sacramento de la reconciliación (se confiesa) y recibo el cuerpo de Cristo. Por supuesto le pido a Dios fuerza, guía y protección para todos los que participaremos.

¿Su lucha con los demonios es solo durante un exorcismo o es de 24 horas?

Cualquiera que trabaje en esta área está más expuesto a los demonios que un laico. Con mucha regularidad hago bendecir mi hogar, rezo el rosario todos los días, además de otras oraciones; tomo baños benditos muy seguido. No todo lo que se mueve en la noche es paranormal y no todo lo paranormal es demoniaco.

¿Tiene la capacidad de sentir o ver demonios?

Sí. Puedo sentirlos y a algunos hasta olerlos. Yo sé cuándo están cerca y ellos saben que yo los siento.

La hermana también se viste de hábito completo, sobre todo cuando le toca ser asistente en un exorcismo. Cortesía.
La hermana también se viste de hábito completo, sobre todo cuando le toca ser asistente en un exorcismo. Cortesía.

¿Qué es lo que más le agrada al final de un exorcismo exitoso?

Ver lo liberada, serena y libre que queda la persona. En verdad quedan tan felices que por lo general termino llorando con esas personas, siento la gran alegría en sus corazones. ¡Ayudar a alguien!, ¿qué podría ser mejor?

¿Le ha tocado ayudar en exorcismos que no son exitosos?

Todavía no, toco madera, pero como Tony Spera, director de la Sociedad de Nueva Inglaterra para la Investigación Psíquica dijo “A veces el mal gana” refiriéndose a uno de los casos de Ed y Lorraine Warren.

¿Puede usted sola realizar un exorcismo?

No. No podría tocar un objeto bendecido y al mismo tiempo leer el rito, tiene que ser un sacerdote, a menos que estés usando oraciones de laicos, pero aun así aplica. No se puede realizar un exorcismo solo.

¿Es cierto que una monja de 23 años murió crucificada en el 2005 durante un exorcismo en Tanacu, Rumanía?

Sí. Lo que le sucedió fue real, ella (Irina Cornici) estaba poseída. Yo no estuve allí, pero tuve acceso a fotos exclusivas y al mirarlas se puede ver que estaba muy demacrada y deshidratada.

Hablaron de esquizofrenia, pero ésta generalmente se presenta alrededor de los 20 años. El hermano de la monja vio que algo entraba en ella. Como realmente estaba poseída, entonces parece que salvaron su alma a costa de su vida mortal.

La Crucifixión, es la película que se hizo basada en la muerte de la monja rumana Irina Cornici. Foto oficial de la película.
La Crucifixión, es la película que se hizo basada en la muerte de la monja rumana Irina Cornici. Foto oficial de la película.

Es una historia muy triste y, lamentablemente, hace que personas como nosotros parezcamos fanáticos. Puedo confirmar que nosotros (habla del padre Angelakis) jamás ataríamos a nadie durante días y le permitiríamos alcanzar ese estado físico.

Eso parece algo de la Edad Media…pero ninguna monja, hermana o sacerdotes, somos ajenos de una posesión.

La madre Teresa incluso experimentó una posesión (el arzobispo de Calcuta, monseñor Henry De Souza confirmó en el 2001 que la madre Teresa de Calcuta había sido exorcizada en los últimos años de su vida.

De Souza aseguró que el rito se produjo debido a que, por las noches, la religiosa “se ponía muy nerviosa y aseguraba que se sentía bajo la influencia del diablo”, dijo monseñor.