Rocío Sandí.7 mayo

Servio Flores Cacho, exdueño de Gollo, asegura que decidió donar $4,7 millones (¢2.904.600.000) al hospital San Rafael de Alajuela en agradecimiento por toda la atención que le han dado a su familia.

El empresario, nacido en México, llegó a Costa Rica hace 50 años y se naturalizó tico. Está tan enamorado de este pedacito de tierra que dice que es mexicano de nacimiento y alajuelense de corazón.

Servio Flores dice que nunca terminará de agradecer la atención del hospital de Alajuela. Foto: Captura de pantalla.
Servio Flores dice que nunca terminará de agradecer la atención del hospital de Alajuela. Foto: Captura de pantalla.

“Tanto mi primera esposa como mi hijo nacieron en la ciudad de Alajuela. La atención, el cariño, el profesionalismo con que los atendieron en el hospital de Alajuela no tiene parangón (es decir, no se puede comparar con nada), eso no se compra, o se vende, eso se agradece y en agradecimiento al hospital y a los profesionales que los atendieron, es que quiero hacer esta obra”, manifestó.

La idea es que la obra lleve el nombre Servio Flores Arroyo, o sea, el del hijo del empresario, quien falleció en abril de 2018, cuando tenía 38 años.

“Tuve un negocio durante 40 años llamado el Gallo más Gallo, posteriormente le cambié el nombre a Gollo. No se preocupen, de la venta de ese negocio es dónde estoy tomando la plata para el desarrollo de este proyecto, es plata limpia que no tiene que ver nada ni con contrabandos ni con cosas ilegales”, expresó Servio.

La Junta Directiva de la Caja aprobó este jueves la donación del empresario. En el acuerdo aprobado se instruyó a las gerencias Médica y de Infraestructura y Tecnologías para que de manera conjunta se suscriba el convenio con la fundación Servio Arroyo.

80 años tiene el empresario
Servio Flores Arroyo murió a los 38 años. Foto: Tomada de Humanos de Costa Rica
Servio Flores Arroyo murió a los 38 años. Foto: Tomada de Humanos de Costa Rica
Especializado

La Caja informó que entre las novedades del edificio estará un servicio de terapia endovascular, que consiste en tratar con punciones a las personas que sufren accidentes cerebrovasculares.

La doctora Karen Rodríguez Segura, directora del centro médico alajuelense, dijo que la construcción permitirá una desconcentración de la atención, un aumento de la oferta de servicios y la reducción en los tiempos de espera para los pacientes, pues en la actualidad son enviados al hospital México.

De acuerdo con información de la Caja, los pacientes hospitalizados para cateterismos pueden estar hasta ocho días internados con un costo aproximado de ¢4.193.600; en el 2020 se realizaron entre seis y siete por semana.

El hospital San Rafael de Alajuela tiene una población adscrita de 670.052 habitantes, que incluye la población de los cantones Central, Poás y Atenas.

Es centro de referencia de los hospitales Carlos Luis Valverde Vega, en San Ramón; San Francisco de Asís, en Grecia y, además, en caso de ser necesario brinda apoyo a los hospitales San Carlos, Upala y Los Chiles, por lo que la construcción beneficiará a muchísimas personas.

En la terapia endovascular uno de los principales desafíos es completar el procedimiento de punción en el menor tiempo posible para evitar secuelas graves o, incluso, la muerte. Los accidentes cerebrovasculares causan obstrucciones en las arterias y rompimiento de vasos sanguíneos.