Karen Fernández.2 marzo
Las candelas se convierten en las aliadas de esta familia a partir de las 5:30 de la tarde. Foto: Rafael Pacheco
Las candelas se convierten en las aliadas de esta familia a partir de las 5:30 de la tarde. Foto: Rafael Pacheco

¿Se imagina llegar a su casa y no poder ver televisión o no tener cómo cargar el celular? Esto por mencionar solo dos de los usos más comunes que damos en los hogares costarricenses a la electricidad.

Pues, aunque usted no lo crea, una familia en Cot de Cartago vive esta realidad desde hace 10 años.

Se trata de don José Ángel Calvo Rojas, su esposa María Cecilia Poveda Chacón y su hijo José Andrey Calvo de 15 años.

20 años de casados tiene esta pareja de Cartago

Ellos contactaron a La Teja luego de leer la historia de doña Sara Mena y su esposo Rodrigo Sequeira, vecinos de Los Guido de Desamparados, quienes ya van para dos años sin el servicio de electricidad porque no tienen para pagar.

Familia brumosa cuenta su difícil situación económica

Según recuerda don José, están sin luz desde el 2009; sin embargo, en la Junta Administradora de Servicios Públicos de Cartago (JASEC) aseguran que el corte del servicio se hizo en marzo del 2010 por la acumulación de recibos de junio del 2008 a febrero del 2010, para una deuda total de ¢813.683.

El problema se agravó debido a que el servicio está a nombre de Ángel Rojas Méndez, abuelo de don José, quien falleció hace muchos años. Entonces cuando llegaron a preguntar a JASEC, en el 2010, les dijeron que debía presentarse el dueño del servicio, como ya él estaba muerto y ellos son gente muy humilde, no dieron la pelea y se devolvieron resignados para la casa.

El segundo intento lo hicieron en febrero del 2015, cuando los atendió Cecilia Calderón y les dijo que para poder hacer la reconexión debían hacer un arreglo de pago y una solicitud de medidor, pero que debían llevar la autorización de la nueva dueña de la propiedad, Flor Calvo Rojas, hermana de don José.

Sin embargo, no es tan sencillo, ya que hay una serie de disputas legales y familiares en la propiedad, donde hay tres casitas, incluida en la que vive esta familia sin luz.

Buscan casa

Para tratar de resolver la situación, doña María Cecilia se fue a averiguar si les podían dar un bono y sí califican, por lo que andan buscando una casita de no más de 20 millones.

Aunque ella está dispuesta a irse donde sea, don José quiere que sea en un lugar cercano al campo, donde está su fuente de trabajo, dado que no estudió. Incluso su hijo ya dejó los estudios y también trabaja en la tierra, dos o tres veces por semana, para ayudar con los gastos familiares.

Doña Cecilia tiene problemas en la columna y ha estado sufriendo mareos, tiene que jalar madera para la cocina. Foto: Rafael Pacheco
Doña Cecilia tiene problemas en la columna y ha estado sufriendo mareos, tiene que jalar madera para la cocina. Foto: Rafael Pacheco

La salud tampoco anda muy bien, doña Ceci está muy mal de la columna, últimamente se marea y ya no puede salir sola, mientras que don José es asmático y el humo de la cocina de leña, con la que se preparan la comida, le hace daño. Además es diabético e hipertenso, también sufre de la columna.

Él se compró hace poco un radio chiquitico para poder oír el rosario y a partir de las 5:30 de la tarde se la juegan a pura candela.

“Mi señora está muy mal de la columna y le cuesta mucho lavar a mano y cargar la leña por la falta de electricidad”, José Ángel Calvo, agricultor