Shirley Sandí.14 mayo
Guillermo Hoppe, director de Aviación Civil y Rodolfo Méndez, ministro de Obras Públicas, hablaron sobre la rebaja en la calificación del país. Foto: Albert Marín
Guillermo Hoppe, director de Aviación Civil y Rodolfo Méndez, ministro de Obras Públicas, hablaron sobre la rebaja en la calificación del país. Foto: Albert Marín

El Ministro de Obras Públicas, Rodolfo Méndez, descartó que la baja en la calificación en materia de seguridad de aviación afecte el turismo que ingresa al país o que tenga que ver con inseguridad en los aeropuertos.

La Administración Federal de Aviación de EE.UU le puso un 2 de categoría al país (antes tenía 1), lo que significa que Costa Rica no tiene leyes ni regulaciones para supervisar a las compañías aéreas de acuerdo con las normas internacionales mínimas, o que Aviación Civil podría ser deficientes en varias áreas.

El jerarca del MOPT indicó que el único efecto que tiene esta calificación es sobre las empresas aéreas Volaris o Avianca, las cuales no pueden aumentar ni variar las rutas de ingreso a Estados Unidos.

Mata agregó que otras aerolíneas ya existentes no tiene restricción alguna, por lo que pueden ampliar las rutas si así lo desean y operar con normalidad.

El presidente Carlos Alvarado solicitó que se resuelvan de inmediato las debilidades señaladas y en Aviación Civil aseguraron que se pondrán a trabajar en eso “en el plazo más corto".

Una de las debilidades señaladas es que no se han implementado oportunamente las disposiciones que dictó la Organización de Aviación Civil a lo largo de nueve años, que tienen que ver con licencias y operaciones de aeronaves.

Guillermo Hopee, director de Aviación Civil, indicó que desconocen los detalles del informe, aunque destacó que “es complejo poder corregir deficiencias de los últimos nueve o diez años en cuestión de meses”.