Franklin Arroyo.20 diciembre, 2019

La deliciosa Churchileta, un rico helado que se popularizó en Costa Rica en el 2016 y el 2017 y que vendía hasta dos mil paletas por hora, cerró sus puertas al público entre setiembre y octubre del 2019.

 Artiñano, Phillips y Berrocal fueron los socios fundadores. Enrique Artiñano se había retirado de la gerencia. Foto Adrián Soto.
Artiñano, Phillips y Berrocal fueron los socios fundadores. Enrique Artiñano se había retirado de la gerencia. Foto Adrián Soto.

Una publicación de El Financiero indica que algunas decisiones desde la gerencia y el cambio en el modelo del negocio fueron los detonantes para que Los Paleteros, empresa que creó el rico helado de palillo, cayeran en picada.

La nota indica que el negocio llegó a tener 23 empleados, una planta de producción y almacenamiento de 400 metros cuadrados, 30 tiendas en todo el país y vendió más de cien mil helados por mes.

Luego de un gran primer año de operaciones, entre el 2016 y el 2017, Los Paleteros crecieron como un queque en el horno, mediante un modelo de franquicias.

Así abrieron 30 puntos de venta, sin embargo, los cambios de modelo de negocio al que fueron sometidos los administradores de las franquicias, los obligó a cerrar este año.

Según El Financiero, Industrias Heladeras DEEL (nombre legal) adeuda a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ¢19,6 millones por cuotas obrero patronales hasta este jueves 19 de diciembre.

Además, presuntamente debe ¢6,2 millones por concepto de tributo de renta y ¢54,1 millones en Impuesto al Valor Agregado (IVA).

El analista financiero Daniel Suchar dijo que no pagar el IVA es un delito penal, porque es dinero que el negocio recogió para pagarle al gobierno, como un recaudador. “Esa plata es del Estado, eso es un broncón”.