Karen Fernández.30 diciembre, 2018

Llegó el fin de año y estamos listos para recibir el 2019 con una batería de agüizotes que, se supone, nos traerán buena suerte, salud, trabajo y viajes.

Vestir de amarillo el 1° de enero es uno de los agüizotes que tenemos los ticos en Año Nuevo para atraer la buena suerte. Foto: Shutterstock.com
Vestir de amarillo el 1° de enero es uno de los agüizotes que tenemos los ticos en Año Nuevo para atraer la buena suerte. Foto: Shutterstock.com

Según la Encuesta Nacional de Actualidades de la Universidad de Costa Rica son nueve los agüizotes preferidos para jalar la buena suerte, pero el más practicado es guardar una ramita de santalucía en la billetera (54 de cada 100 personas lo hace). Las ramitas debe guardarlas la noche del 31 para que haya abundancia en el nuevo año.

A criterio del costumbrista nacional Dionisio Cabal, la santalucía se debe cortar más bien el 1 de enero, amarrarla con un cintillo rojo y guardarla dentro de una biblia o en la cartera para garantizarse trabajo todo el año.

Indistintamente de cuándo lo haga, recuerde que es común encontrarla en los campos altos durante los meses de diciembre, enero y febrero y al cortarla se aconseja recitar la siguiente oración: “Te corto esta flor en enero –o febrero– para que con ella, el Señor te repare, paz, amor y dinero el año entero”.

La encuesta fue elaborada en octubre cara a cara con mil costarricenses, 8 de cada 10 costarricenses han escuchado sobre los agüizotes de fin de año y 56 de cada 100 los practica con fe, ingrediente indispensable para obtener los resultados deseados.

Para el 31 de diciembre algunos salen a darle la vuelta a la cuadra con una maleta para asegurarse viajar todo el año. Foto: Shutterstock.com
Para el 31 de diciembre algunos salen a darle la vuelta a la cuadra con una maleta para asegurarse viajar todo el año. Foto: Shutterstock.com

Los otros agüizotes más comunes que se practican en el país son:

  • Comer 12 uvas a la medianoche del 31 de diciembre (4 de cada 10 lo hace)
  • Pedir tres deseos a la medianoche (3 de cada 10 lo practica.)
  • Usar una prenda amarilla el 1° de enero (2 de cada 10).
  • Encender 12 candelas de diferentes colores para recibir el año nuevo (1 de cada 10)
  • Salir a dar vueltas a la cuadra con una maleta para que no le falten los viajes durante el año (1 de cada 10).
  • Usar una prenda roja para despedir el año -el 31 de diciembre- (1 de cada 10).
  • Poner un ramito de hierbas detrás de la puerta a la entrada del año nuevo.
  • Bañarse con hierbas, polvos o incienso para recibir el año.
Una ramita de santalucía con un hilo rojo es de los agüizotes más practicados por los ticos. Foto: Mayela López
Una ramita de santalucía con un hilo rojo es de los agüizotes más practicados por los ticos. Foto: Mayela López

Otro dato que reveló la encuesta es que la mayoría de las que creen en estos agüizotes son las mujeres –6 de cada 10– e igual cantidad de personas asegura ser católica.

Herencia española

Cabal nos explicó que los agüizotes son una herencia de los españoles cuando vinieron a Costa Rica durante el periodo de la Conquista y estos consisten en una mezcla de superstición, creencia y magia.

Aunque a nivel general somos agüizoteros en general y dicha costumbre la adquirimos de nuestra ascendencia precolombina, española (judíos sefarditas) y africana.

Dionisio Cabal, autor del libro “Los agüizotes”, nos recordó también muchos otros rituales para jalar suerte que no se reflejan en la encuesta, pero muy practicados por nuestros antepasados.

Encender una vela de diferentes colores es otra de las tradiciones de fin de año para la buena suerte. Foto: Mayela López
Encender una vela de diferentes colores es otra de las tradiciones de fin de año para la buena suerte. Foto: Mayela López

Para despedir el año:

  • Quemar todas las cosas viejas o aquellas significativas que no se van a usar y se asocian con lo que no nos gustó. Hacerlo fuera de la casa, en la calle o si tiene patio, puede hacerlo ahí.
  • Los niños acostumbraban juntar 12 monedas de la denominación más baja y meterlas en un saquito rojo durante la noche del 31 para atraer la abundancia económica todo el año.
  • Poner cuatro limones cortados en cruz en cada una de las esquinas de la casa para protegerla de las malas vibras todo el año
Comerse 12 uvas la medianoche del 31 es el segundo agüizote más practicado por los ticos. Foto: Cortesía Vinos don Julián.
Comerse 12 uvas la medianoche del 31 es el segundo agüizote más practicado por los ticos. Foto: Cortesía Vinos don Julián.

Para el 1° de enero:

  • Abrir un melcochón y rellenarlo de arroz, frijoles, maíz, café, azúcar y ajo. Amarrarlo a todo lo largo con una cinta roja, meterlo en una bolsa bien cerrada para que no le entren cucarachas ni ningún bicho y se hace con el fin de que no falte comida en la casa durante todo el año.
  • Guardar una trenza de ajos o una mata de sábila, amarrados con una cinta de color rojo, guindadas detrás de la puerta de la casa.
  • Esperar el año con un puñado de dinero en la mano derecha.
  • Quebrar un plato blanco en el patio de la casa, recoger los pedazos y tirarlos a un río o caño donde el agua fluya. Esto con el fin de protegerse de desgracias como choques o fracturas. También aplica si se le quiebra un espejo para cortar los siete años de mala suerte. 
  • Rociar la casa y hasta a quienes están en la casa con una mezcla de siete hierbas en agua (altamisa, ruda, ajenjo, romero, menta, naranjo agrio y mirto). En algunos casos agregan anís. Debe hacerse una oración mientras se echa el agua pidiendo salud, éxito en el estudio, armonía en la familia y trabajo para los habitantes de la casa. Nunca pedir pegarse la lotería o cosas así.